Samantha Power, jefa de la agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID, por sus siglas en inglés) a Centroamérica. (Foto: EFE/Archivo)

Guatemala recibirá 37 millones, el dinero que será distribuido en diferentes proyectos busca mejorar las condiciones de vida de las comunidades más afectadas por la pobreza y la inseguridad.

El embajador de Estados Unidos en Guatemala, William Popp, dio el anuncio durante la visita de Samantha Power, jefa de la agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID, por sus siglas en inglés) a Centroamérica.

El dinero que será distribuido en diferentes proyectos busca mejorar las condiciones de vida de las comunidades más afectadas por la pobreza y la inseguridad, según el embajador 7 millones de los 37 se destinarán a un programa de emprendedurismo, el que busca generar empleos.

El embajador apuntó que “las pequeñas y medianas empresarios son el corazón para crear empleos y crecimiento económico”.

La decisión de invertir en creación de nuevas plazas se debe a que cada año en Guatemala más de 150.000 jóvenes están listos para integrarse a la fuerza laboral, pero se encuentran con la barrera que solo están habilitadas 30.000, dio a conocer la jefa de USAID; quien además señaló que esta falta de oportunidades promueve la migración.

“Creemos en el pueblo y sector privado para darles oportunidades a los guatemaltecos”, aseguró Power.

El Gobierno guatemalteco también dio a conocer algunos de las propuestas hechas a la Administración Biden, luego de la visita de Kamala Harris a ese país, para frenar la inmigración y entre ellas están la apertura de mercados, la inversión mediante nearshoring; así como medidas para el desarrollo económico y social.

El presidente de Guatemala Alejandro Giammattei, explicó que, pese a que no hubo firma de acuerdos en materia migratoria con la vicepresidente Harris, si acordaron trabajar juntos para “contrarrestar las causas estructurales de la migración irregular”.

Giammattei además mencionó que, como parte del plan, su administración realizó la reformó a la Ley de Zonas Francas, lo que permitirá que más empresas inviertan y se instalen en el país. Esto generará más empleos y la población encontrará oportunidades y olvide las razones para dejar Guatemala.

Samantha Power, también visitó El Salvador y anunció que el organismo que representa donará 115 millones de dólares a El Salvador para frenar la migración.  Su agenda se centró en reuniones con delegados del Gobierno, representantes de organizaciones de la sociedad civil y encuentros con encargados de iniciativas privadas que ofrecen a las jóvenes oportunidades para romper el ciclo de pobreza.

«Podemos trabajar con socios locales en Centroamérica para ampliar las oportunidades para los jóvenes y ayudarlos a alejarse de la violencia», dijo Power en una conferencia sobre migración en la Universidad Centroamericana, donde anunció la iniciativa de ayuda.

El dinero incluirá 50 millones de dólares para seguridad, 35 millones para programas para contrarrestar la violencia contra las mujeres y 30 millones en capacitación laboral, detalló Power.

La representante de la USAID explicó que también contribuirá con 12 millones de dólares para pequeñas y medianas empresas en Guatemala, Honduras y El Salvador que se vieron afectadas por bloqueos relacionados con la pandemia.

El anuncio también en la cuenta de Twitter de USAID, explica que el dinero forma parte de la inversión de 4.000 millones de dólares que el gobierno del presidente Joe Biden ha propuesto invertir en Centroamérica para los próximos 4 años.

Power destacó los esfuerzos de USAID a fin de contribuir al apoyo de socios locales para enfrentar los retos en materia de gobernabilidad y de seguridad, y atacar las causas que impulsan la migración irregular hacia Estados Unidos.

La representante de USAID resaltó que la falta de oportunidades laborales, la pobreza agudizada por el cambio climático, la seguridad y la violencia de género son solo algunas de las causas identificadas que impulsan a las personas a migrar y es por ello por lo que el dinero se ha destinado a dichas áreas.

Advirtió que los gobiernos de la región se deben comprometer con el combate a la corrupción y el sistema democrático para gozar de confianza y recibir apoyo en aras de la prosperidad de sus habitantes.

“Estados Unidos cree que los gobiernos deben de ganarse la confianza y el bienestar de su población. Si la corrupción se permite que ande rapante y si los jueces independientes son destituidos, si las instituciones contra la corrupción son cerradas como lo hemos visto demasiado seguido en Honduras, Guatemala y aquí en El Salvador, entonces los gobiernos locales van a terminar con sus aspiraciones y el potencial de su propia gente”, señaló.

La representante de USAID visita El Salvador apenas dos semanas después del anuncio del retiro del apoyo de asistencia a cuatro instituciones: la Corte Suprema de Justicia, el Instituto de Acceso a la Información Pública, la Policía Nacional Civil y la fiscalía general. Los fondos fueron redireccionados a grupos de la sociedad civil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here