El primer ministro australiano Scott Morrison (R) saluda a los trabajadores mientras llega para una visita a DisplayWise en Sydney, Australia.EFE/EPA/JOEL CARRETT

Sídney, Australia – El Gobierno de Australia anunció que extenderá durante seis meses más los subsidios salariales que benefician a unos 3,5 millones de trabajadores, en momentos en que el fuerte rebrote de la COVID-19 en la ciudad de Melbourne frena los planes de recuperación económica. Las ayudas, que se ampliarán hasta marzo del año que viene, ascenderán a un máximo de 1.200 dólares australianos (843 dólares estadounidenses o 736 euros) quincenales por trabajador, lo que se sumará a los 259.000 millones de dólares australianos (182.080 millones de dólares estadounidenses o 158.823 millones de euros) gastados hasta ahora por las autoridades en apoyos fiscales y subsidios. El primer ministro australiano, Scott Morrison, en una rueda de prensa en Camberra, explicó que extenderá su programa estrella de subsidios salariales JobKeeper hasta marzo de 2021, mes en el que volverá a hacer una revisión.

«Hemos dado hasta el momento más de 30.000 millones de dólares australianos (21.087 millones de dólares estadounidenses o 18.404 millones de euros) al programa, que ha apoyado a casi un millón de empresas, que emplean a 3,5 millones de trabajadores».

El Ejecutivo australiano ha destinado un total de 259.000 millones de dólares australianos (182.080 millones de dólares estadounidenses o 158.823 millones de euros) en apoyos fiscales y ayudas por la crisis de la COVID-19, que representan un 13,3 por ciento de su PIB anual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here