Varios jóvenes sostienen pancartas durante una protesta frente al Capitolio nacional en Washington, DC (EE.UU.). (Foto: EFE/Alex Segura/Archivo)

Este 1 de mayo toda Latinoamérica y buena parte del mundo festejan el Día Internacional del Trabajo; una celebración que se aprovecha normalmente para reivindicar los derechos de los trabajadores; tales como el derecho a no trabajar excesivas horas, a una paga justa, a seguridad social, a una seguro de vejez, etcétera. La fecha se debe a la gran huelga obrera que inició en Chicago el 1 de mayo de 1868, y que terminó en una masacre 3 días después; mismo motivo por el cual EE. UU. no adoptó la conmemoración el 1 de mayo, sino que instauró el “Labor Day” el primer lunes de septiembre.

Es claro que desde los días de Chicago hasta hoy los trabajadores han logrado enormes conquistas, y una de las más importantes, la organización de los sistemas de Seguridad Social desde comienzos del siglo XX; con lo cual se empezó a atender las necesidades de salud de los obreros más desamparados, y luego nació la idea de fijar un ahorro obligatorio para cuidar de las personas cuando ya no fueran laboralmente productivas.

Aunque no se menciona mucho, inmigración y fuerza laboral son dos ideas que van muy de la mano; ya que, en general, a lo largo de la historia el principal motivo para migrar a otras regiones o países es precisamente la búsqueda de trabajo y de mejores condiciones laborales y de vida. Es esta búsqueda la que ha atraído a los Estados Unidos a millones de inmigrantes de todo el mundo durante los pasados 200 años; y la misma que ha atraído a millares de inmigrantes de América Latina en los siglos XX y XXI.

Por eso, para los trabajadores inmigrantes es urgente la reflexión sobre cómo tutelar su seguridad; sobre cuáles son las mayores trabas a las aspiraciones de los recién llegados y, no menos importante, sobre cómo avanzar en el tema de la paridad salarial hacia las mujeres, que a menudo sufren las injusticias de un sistema que todavía concede mayores prebendas al empleo masculino, independientemente de la fuerza bruta necesaria, –lo que a veces se usa de excusa–, ya que, si dos trabajos son equivalentes en su función, ambos deberían recibir salarios similares.

La justicia laboral son parte de los derechos humanos, y es por lo que se hace urgente que Gobierno y Congreso se decidan a realizar una reforma migratoria, para regularizar a los millones de inmigrantes que trabajan en la sombra; y muchos de ellos han sido esenciales durante la pandemia, y se encuentran entre los muertos por COVID-19. No actuar es robar el derecho a una atención social y sanitaria, y a un ahorro pensional que les permita retirarse y llevar una vida digna cuando cumplan la edad de jubilación.

Para los inmigrantes, la fuerza laboral más grande del país, esta fecha es sinónimo de movilización y lucha por sus derechos, y para que su importancia se reconozca. En Filadelfia, según un informe de The Pew Charitable Trusts del 2018 la población inmigrante creció en un 69 % entre los años 2000 a 2016, y más de 232 mil residentes eran inmigrantes, lo que representa el 15 % de los residentes de la ciudad, y el 19 % de los trabajadores. Los inmigrantes, incluidos los indocumentados, son motores de la economía, por eso la más allá de una acto de humanidad, regularizarlos es un acto de justicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here