Una familia de inmigrantes muestra sus documentos para entrar en un tribunal de inmigración en un edificio de oficinas en el centro de Los Ángeles, California, el 30 de mayo de 2019. (Foto: VOA/Archivo)

Los demócratas del Senado han lanzado un esfuerzo ambicioso y políticamente tenso para aplastar décadas de inacción legislativa sobre la reforma migratoria y proporcionar un camino directo hacia el estatus legal para millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

Si las medidas se convierten en ley, remodelarían el panorama legal para los inmigrantes, proporcionando potencialmente la mayor revisión de los estatutos de inmigración de Estados Unidos desde la administración Reagan y cumpliendo así una promesa clave que hizo el presidente Joe Biden durante la campaña electoral de 2020.

Aún no se han proporcionado detalles. El paso está lejos de ser seguro y algunos observadores lo consideran poco probable. Una vez finalizadas, las medidas enfrentan no solo peligros de procedimiento que podrían impedirles incluso una votación en el Senado, sino también obstáculos políticos mientras los demócratas buscan aprobar una legislación transformadora por su cuenta en una cámara dividida en partes iguales.

¿Qué proponen los demócratas?

El lunes, los demócratas del Senado dieron a conocer un marco inicial para una propuesta de resolución presupuestaria federal para el año fiscal 2022, que comienza en octubre. El marco incluye dos elementos relacionados con la inmigración: «estatus legal permanente para inmigrantes calificados» e «inversiones en medidas de seguridad fronterizas inteligentes y efectivas».

No se proporcionaron más detalles, pero los demócratas han defendido durante mucho tiempo brindar estatus legal a una gran proporción de los 12 millones de inmigrantes indocumentados que se estima residen en Estados Unidos, en lo que supondría un primer paso hacia la posible ciudadanía estadounidense.

El presidente del Comité de Presupuesto del Senado que elaboró ​​el marco, Bernie Sanderstuiteó el lunes: «Sacaremos a las personas indocumentadas de las sombras y les proporcionaremos un camino hacia la ciudadanía, incluidos aquellos que valientemente mantuvieron nuestra economía funcionando en medio de una pandemia mortal».   

Sanders es un progresista independiente que, en general, se alista con los demócratas.

¿Quiénes se verían afectados?

El marco no detalla los criterios que harían que los inmigrantes «califiquen» para ajustar su estatus legal, pero la mayoría de los demócratas tienen una visión expansiva en lugar de restrictiva de la legalización para los indocumentados.

Es concebible que se puedan imponer requisitos de elegibilidad relacionados con la fecha de llegada de un inmigrante a los Estados Unidos o si un inmigrante no tiene antecedentes penales. En esta etapa, sin embargo, no se sabe nada con certeza.

Además de ser vago, el texto del marco señala que es un trabajo en progreso: «Tenga en cuenta: la lista de elementos a continuación no es final ni exclusiva. Este documento (…) puede modificarse durante el proceso de redacción del proyecto de ley y proceso de puntuación».

¿Cuál es la historia detrás de este esfuerzo?

Las propuestas del marco presupuestario reflejan elementos del proyecto de ley de reforma migratoria de Biden presentado en febrero que crearía un camino de ocho años hacia la ciudadanía para millones de inmigrantes no autorizados en los EE. UU. al mismo tiempo que proporcionaría una vía rápida a la ciudadanía para aquellos traídos al país ilegalmente cuando eran niños, conocidos como dreamers o «soñadores».  

Las propuestas también reflejan los rasgos generales de un fallido esfuerzo bipartidista de 2013 por una reforma migratoria integral que fue aprobada por el Senado pero que nunca fue sometida a votación en la Cámara de Representantes.

Han pasado 35 años desde la última vez que el Congreso actuó para otorgar estatus legal a un gran grupo de inmigrantes. En 1986, el entonces presidente Ronald Reagan firmó la Ley de Reforma y Control de la Inmigración, que otorgó un camino a la residencia legal permanente para casi 3 millones de inmigrantes no autorizados y creó una visa estadounidense para trabajadores agrícolas de temporada.

¿Se convertirá en ley?

Eso es una incógnita por ahora. Las propuestas de inmigración son ampliamente populares entre los demócratas en Capitol Hill, pero han obtenido poco o ningún respaldo republicano.

Las medidas no serían aprobadas por el Senado como un proyecto de ley independiente, ya que se necesitaría el respaldo de una mayoría de tres quintos para llegar a una votación final en una cámara donde los demócratas controlan solo la mitad de los escaños.

Para sortear el obstáculo, Sanders está adjuntando propuestas de inmigración a un plan de gasto masivo de 3,5 billones que los demócratas están defendiendo.

Según las reglas del Senado, los proyectos de ley relacionados con los gastos y los impuestos federales pueden aprobarse por mayoría simple a través de un proceso conocido como «reconciliación». No está claro si la reforma migratoria califica para ese proceso. Un fallo negativo del parlamentario del Senado torpedearía el impulso migratorio de los demócratas antes de que comenzara.

Incluso si se permite la reforma migratoria bajo la reconciliación, los demócratas del Senado tendrían que mantener la unidad en su caucus para que el proyecto de ley avance, dada la probable oposición unánime de los republicanos.

El lunes, el senador republicano Lindsey Graham tuiteó: «Todos los republicanos votarán en contra de este proyecto de ley y muchos demócratas moderados también se resistirán».

Una sola deserción entre los demócratas del Senado podría descarrilar todo el proyecto de ley que, además de la reforma migratoria, busca impulsar dramáticamente la red de seguridad social de Estados Unidos y reducir agresivamente las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here