(Foto: Ilustrativa/Tima Miroshnichenko/Pexels)

El verano del año pasado, Julio Carmona comenzó con el proceso de deshacerse de un horario de trabajo totalmente a distancia presentándose en la oficina una vez a la semana.

El nuevo horario híbrido en su empleo en una agencia de bienes raíces de Stratford, Connecticut, le permitía seguir dedicando tiempo a preparar la cena para su familia y a llevar a su hija adolescente al baloncesto.

Pero en los próximos meses, se enfrenta a la probabilidad de más días obligatorios en la oficina. Y eso le está creando estrés al padre de tres hijos.

A Carmona, de 37 años, cuyo padre falleció el año pasado a causa del COVD-19, le preocupa contraer el virus, pero también tiene más preocupaciones: el aumento de los costos de la comida y la gasolina, los gastos de la guardería para su bebé recién nacido y su lucha por mantener un equilibrio saludable entre la vida laboral y la personal.

“Trabajar desde casa ha sido mucho menos estresante en lo que respecta a la conciliación de la vida laboral y familiar”, señaló Carmona, que trabaja en finanzas en el Departamento de Niños y Familias de Connecticut. “Eres más productivo porque hay muchas menos distracciones”.

El 41% de los trabajadores que han vuelto a las oficinas señalaron que la cantidad de estrés que experimentan ha empeorado

A medida que más empresas ordenan la vuelta a la oficina, los trabajadores deben readaptarse a los rituales anteriores a la pandemia, como los largos desplazamientos al trabajo, los malabarismos para el cuidado de los niños y la interacción física con los compañeros. Pero estas rutinas se han vuelto más difíciles dos años después. Pasar más tiempo con los compañeros podría aumentar la exposición al coronavirus, por ejemplo, mientras que la inflación ha aumentado el costo de comidas y desplazamientos.

Entre los trabajadores que estaban a distancia y han vuelto al menos un día a la semana en persona, son más los que dicen que las cosas en general han mejorado que las que han empeorado y que han sido más productivos, según una encuesta de abril del Centro NORC para la Investigación de Asuntos Públicos y The Associated Press. Pero el nivel de estrés de estos trabajadores es elevado.

En general, entre los adultos empleados, la encuesta muestra que el 16% dice que trabaja a distancia, el 13% trabaja tanto a distancia como en persona y el 72% dice que sólo trabaja de forma presencial.

El 41% de los trabajadores que han vuelto a las oficinas señalaron que la cantidad de estrés que experimentan ha empeorado; el 22% dijo que ha mejorado y el 37% comentó que no ha cambiado.

La encuesta de AP-NORC de 1.085 adultos fue realizada del 14 al 18 de abril utilizando una muestra extraída del Panel AmeriSpeak de NORC, representativa de la población estadounidense. El margen de error es de más o menos 3,9 puntos porcentuales.

La periodista de The Associated Press Haleluya Hadero en Nueva York contribuyó a este despacho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here