Los primeros cien días, un reto cuesta arriba para la administración Biden/Harris

0
Por Rob Garver

El aún presidente electo intentará revertir la difícil situación sanitaria y económica con un ambicioso paquete de estímulo. A pesar de que los demócratas controlan ambas cámaras del Congreso, se antoja complicado sacar adelante semejante plan. Sin embargo, todos parecen coincidir en que algo debe hacerse.

La transicion entre el gobierno Trump y el de Biden

WASHINGTON D.C. – Nada más asumir la presidencia el próximo 20 de enero, el mandatario de Estados Unidos, Joe Biden, ya tendrá por delante el complicado reto que su misma administración se ha marcado: poner en marcha un plan para reconfortar a la economía.

El pasado jueves el triunfador demócrata de las elecciones de 2020 anunció su ambicioso plan de 1,9 billones de dólares para ayudar a los estadounidenses «que más lo necesitan», sí; pero también para combatir el cambio climático, salvaguardar el derechos al voto y reformar el sistema de migratorio de EE.UU.

El proyecto de ley de ayuda para hacer frente a la pandemia liderará la agenda del demócrata que a partir del próximo miércoles estará al frente de un país en el que han muerto más de 400.000 personas a causa de la COVID-19.

Visible oposición

La administración Biden solo contará con una escasa mayoría en el Congreso con la que trabajar, especialmente porque se superpone a una agenda política repleta de una amplia gama de prioridades demócratas.

También tendrá que competir por la atención de los legisladores que deberán proceder con un juicio en el Senado contra el predecesor de Biden, Donald Trump, quien fue acusado el 13 de enero de incitar a una turba violenta que irrumpió en el Capitolio de Estados Unidos cuando se certificaba la victoria electoral de Biden.

U.S. President-elect Joe Biden speaks about his plan to administer coronavirus disease (COVID-19) vaccines to the U.S…

Biden presenta un plan de ayuda económica «para los estadounidenses que más la necesitan»El ambicioso plan incluye ayudas para quienes hayan perdido el empleo en medio de la pandemia, así como otros incentivos monetarios para familias de bajos ingresos.

Desde el impulso histórico del presidente Franklin Roosevelt para promulgar partes importantes de su ‘New Deal’ de la era de la Depresión a principios de la década de 1930, todos los presidentes en lo sucesivo se han medido en función de la parte de su agenda que pudieron aprobar durante los primeros 100 días de su gobierno.

Biden parece decidido a impulsar una gran parte de su agenda en el Congreso desde el principio, dicen los expertos.

«¿Qué otro presidente ha venido a defender un estímulo de 2 billones de dólares desde el principio?», se preguntó Dan Mahaffee, vicepresidente senior y director de políticas del Centro para el Estudio de la Presidencia y el Congreso con sede en Washington.

La comparación más cercana, dijo, fue al comienzo de la administración Obama, en la que Biden se desempeñó como vicepresidente, cuando el entonces presidente firmó un paquete de estímulo económico de 787.000 millones de dólares semanas después de la investidura. Sin embargo, Biden ahora tendrá que lidiar con mayorías mucho más reducidas en cada cámara.

“Una crisis de profundo sufrimiento humano”

Flanqueado por la vicepresidenta electa Kamala Harris en un escenario en Wilmington, Delaware, Biden describió una nación que necesita ayuda urgente después de meses de bloqueos que restringieron el gasto de los consumidores y dejaron una devastación económica generalizada.

“Unos 18 millones de estadounidenses todavía dependen del seguro de desempleo, unas 400.000 pequeñas empresas han cerrado permanentemente sus puertas y no es difícil ver que estamos en medio de una crisis económica que ocurre una vez en varias generaciones, con una crisis de salud pública de varias generaciones”, dijo Biden.

 Estamos en medio de una crisis económica que ocurre una vez en varias generaciones»
Joe Biden, presidente electo de EE.UU.

Pero en un anticipo de los vientos en contra que enfrenta Biden, el senador republicano de Florida Marco Rubio tuiteó rápidamente una probable línea de resistencia.

“El presidente electo Biden sirvió en el Senado por más de 35 años. Entonces sabe que el plan que delineó esta noche no puede aprobarse «rápido» ”, escribió Rubio. El senador pidió priorizar los pagos a los estadounidenses de bajos y medianos ingresos y dijo: «Primero llevemos dinero extra a la gente».

El plan de Biden también requiere 440.000 millones en ayuda directa para pequeñas empresas y gobiernos estatales, locales y tribales, que han visto caer los ingresos fiscales durante la recesión económica causada por la pandemia.

La propuesta dedicaría 400.000 millones de dólares a una respuesta federal mucho mayor a la pandemia. Biden prevé un programa nacional de vacunación, la expansión de las pruebas de diagnóstico de virus y el apoyo a las escuelas y los trabajadores de la salud.

Una agenda mucho más amplia

El paquete que presentó Biden el jueves se convertirá en la prioridad número uno de su nueva administración, pero está lejos de ser lo único que espera lograr en sus primeros meses en el cargo.

Política Exterior: después de haber pasado gran parte de su carrera de 36 años en el Senado de Estados Unidos en el Comité de Relaciones Exteriores de esa cámara, Biden ha prometido reparar las relaciones con los aliados y otros países alienados por la agenda aislacionista de la administración Trump de «Estados Unidos primero». También promete convocar una cumbre internacional enfocada en combatir la corrupción y el nacionalismo beligerante.

Inmigración: tras cuatro años de una administración abiertamente hostil a muchas formas de inmigración, la administración Biden propone una reforma migratoria radical que abriría una vía hacia la ciudadanía para más de 11 millones de inmigrantes indocumentados. También instauraría de forma permanente protecciones para las personas traídas al país ilegalmente cuando eran niños -los llamados ‘dreamers’- y actuaría para reunificar a los niños y a los padres separados en la frontera bajo un programa de la administración Trump archivado desde entonces.

Derecho al voto: los demócratas han estado ansiosos por aprobar una ampliación de la Ley de derechos de voto, destinada a reducir la capacidad de los estados y localidades para obstaculizar o restringir la capacidad de los ciudadanos para votar en las elecciones, y se espera que Biden impulse esas reformas. .

Reforma de la justicia penal: en respuesta a la indignación pública por una serie de asesinatos policiales de hombres afroaestadounidenses desarmados, Biden prometió establecer una comisión nacional de supervisión de la policía e invertir en estrategias de vigilancia comunitaria destinadas a ayudar a reducir las tensiones entre las fuerzas del orden y las comunidades a las que sirven. También respalda la reforma integral de las sentencias y los programas para reducir la actividad criminal continua de los liberados de la cárcel.

Medioambiente: Biden ha indicado que se volverá a unir al Acuerdo Climático de París y tomará otras medidas para convertir a Estados Unidos en un líder mundial en el esfuerzo por reducir el cambio climático. Esto incluirá medidas para deshacer la relajación de la administración Trump de las regulaciones sobre la extracción y quema de combustibles fósiles y la eficiencia del combustible de automóviles y camiones.

Impuestos: Biden espera derogar un enorme recorte de impuestos corporativos aprobado durante los años de Trump, que redujo la tasa comercial del 35% al ​​21%, y aumentar los impuestos sobre la renta de los estadounidenses más ricos. Prometió que los impuestos a las personas que ganan menos de 400.000 dólares no subirán.

Infraestructura y tecnología verde: Biden ha prometido impulsar los esfuerzos estancados durante mucho tiempo para revisar la infraestructura en ruinas del país, comenzando con lo que él ve como una inversión necesaria de unos 2 billones de dólares en las carreteras, puentes, sistemas de tránsito y más. Combinaría eso con la inversión en tecnología verde, incluidos los automóviles eléctricos, la agricultura sostenible y las energías renovables.

Luchando contra la narrativa de Trump, Mahaffee, del Centro para el Estudio de la Presidencia y el Congreso, dijo que Biden debería poder contar con al menos algo de cooperación del Congreso en los primeros días de su administración.

“El consenso en el Congreso, incluso con un Senado 50-50, es que se deben tomar medidas en la economía”, dijo. «El lento lanzamiento de la vacuna es visible, las continuas pérdidas de empleos, eso concentra a los legisladores».

Los primeros cien días, un reto cuesta arriba para la administración Biden/Harris 1

Pero Mahaffee predijo que la administración de Biden presionará por grandes logros fuera del área de alivio económico inmediato como un medio para contrarrestar una afirmación falsa pero persistente del presidente Trump y sus más fervientes partidarios de que las recientes elecciones fueron de alguna manera fraudulentas y que la presidencia de Biden es ilegítima.

“El desafío para el presidente Biden será esta narrativa de ilegitimidad que enfrentará fuera de Washington, proveniente de los partidarios de Trump, tal vez el propio expresidente, y otros en los medios de comunicación de derecha”, dijo. «Creo que sentirán la necesidad de actuar a lo grande para mostrar resultados y progreso para cambiar esa narrativa de alguna manera».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here