Fotografía satelital cedida por la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) por vía del Centro Nacional de Huracanes (NHC) donde se muestra la localización del huracán Eta a las 19:10 hora local (00:10 GMT). EFE/ NOAA-NHC

Norristown, PA – El cambio climático ha sido uno de los temas más controversiales en los últimos años. El pasado 13 de octubre, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), declaró que los desastres naturales a causa del clima aumentaron en un 80% desde el año 2001. Esta situación ha preocupado a la mayoría de los gobernantes en todo el mundo, debido a los efectos negativos que ha ocasionado a la humanidad. No obstante, algunos escépticos aún se preguntan si este fenómeno es real o no.

Los cambios climáticos son eventos naturales que ha experimentado el planeta Tierra desde su origen. El clima es el conjunto de condiciones atmosféricas propias de un lugar (lluvia, viento, calor, frío) y, en condiciones normales, depende enteramente de la dinámica de la atmósfera; es decir, la capa de gases que rodea al planeta y que protege la vida de la radiación solar ultravioleta, crea un escudo contra los meteoritos y, al igual que un invernadero, mantiene la humedad y el calor del ambiente.

Los gases que componen la mayor parte de la atmósfera son nitrógeno (78%), oxígeno (21%) y argón (0.95%), indispensables para la vida; y en menor proporción, dióxido de carbono, metano, óxido nitroso y ozono, los cuales se generan naturalmente durante la combustión, por incendios forestales estacionales o por la erupción de los volcanes. Su función es evitar que el calor se pierda al espacio; razón por la cual se conocen como gases de efecto invernadero. Sin embargo, en los últimos 20 años se ha registrado una sobreproducción de estos gases debido a la actividad humana; principalmente por la quema en altísimos volúmenes de carbón, petróleo, gasolina y gas natural.

Cuando la concentración de estos gases aumenta, se forma una “tapa” en la atmósfera, provocando que el planeta retenga más calor del necesario y, por consiguiente, que aumente la temperatura. Este incremento antinatural de calor, de hasta 2°C, conocido como calentamiento global, ha generado el deshielo de los glaciares y un desequilibrio en la circulación del aire de la atmósfera, provocando fenómenos atmosféricos atípicos muy intensos, que cuando afectan los bienes materiales y ponen en peligro la vida humana, son considerados desastres naturales.

La contaminación y destrucción de ecosistemas terrestres y marinos, y la sobrepoblación, son factores que favorecen el calentamiento global y generan problemas de tipo no sólo ambiental, sino social, económico y de salud; por ejemplo: guerra, migración, pobreza, hambre y surgimiento de nuevos agentes patógenos.

Aunque los gobiernos han suscrito varios acuerdos para mitigar los efectos del cambio climático, como el Protocolo de Kyoto y el Acuerdo de París, (en los que EE.UU. no participa desde 2017), éstos no han sido suficientes para disminuir la emisión de carbono. Al respecto, durante la Cumbre sobre la Acción Climática 2019, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, hizo un llamado para establecer un plan para conseguir que las empresas, los gobiernos y los países alcancen un volumen neto de emisiones de carbono igual a cero para el 2050. Guterres señaló: “Necesitamos más planes concretos, más ambición, más países comprometidos y más negocios. Necesitamos que todas las instituciones financieras, públicas, privadas, elijan de una vez por todas, la economía verde”.

Afectaciones debido al calentamiento global en los últimos 40 años.

AñoNúmero de Desastres naturalesPersonas afectadas (millones)Pérdidas humanas (millones)Pérdidas económicas (USD billones)
2000-20196,6814,2001.232.97
1980-19993,6563,2501.191.63
Datos de la Oficina de la ONU para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here