«Terminator en la Casa Blanca»

0
El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, llega a la Casa Blanca en Washington, DC (EE. UU.). EFE/ Olivier Douliery / Archivo

Arnold Schwarzenegger solo llegó a ser gobernador de California. No calificó para ser presidente, de lo contrario, El Terminator habría pasado a ser nuestro presidente. En muchos sentidos, estaba mejor calificado que el actual ocupante del puesto, que solamente había manejado un reality show.

Donald Trump, bajo los efectos de un cóctel de drogas que le ha hecho pensar que es invencible, ahora afirma que sabe mucho sobre Covid-19. No aprendió nada de su experiencia. Regresó del hospital para presidir sobre la devastación del COVID-19 en la casa del pueblo. Su personal está asustado porque cada día hay más personas en la Casa Blanca que son víctimas del Coronavirus y el paciente número uno camina, supuestamente solo en la residencia, sin máscara y agitado por medicamentos esteroides que le han hecho perder el control. Decidió cancelar las conversaciones sobre el alivio económico del COVID-19, y rápidamente cambió de opinión esa misma noche después de que el mercado colapsara. Había tomado la acción unilateralmente, sin consultar con nadie, o al menos con nadie involucrado en las conversaciones con los demócratas. Dio marcha atrás y se declaró dispuesto a firmar un proyecto de ley para proporcionar cheques de ayuda que millones de personas necesitan con urgencia. Este Terminator está matando gente por su decisión de no usar una máscara, organizando mítines y exponiendo a sus seguidores a COVID-19 y diciéndole al mundo que no se preocupe por la pandemia. Contradice a los científicos todos los días porque cree que sabe más que nadie sobre ciencia. Contradice a su gente de inteligencia sobre Rusia porque está enamorado de Putin, o le teme. Está matando las expectativas de su propio partido en las próximas elecciones porque solo está preocupado por sí mismo, pero al no estar informado, cree que está haciendo lo correcto. Trump es realmente un asesino de esperanza para los millones afectados por COVID-19 y los millones que sufren por el daño que ha hecho a la economía. En este punto, todo lo que Biden tiene que hacer para ganar en noviembre es mostrar mano firme, ofrecer esperanza de que con él al timón, controlaremos la pandemia y promulgaremos acciones ejecutivas de sentido común para ayudar a la recuperación económica. No solo es más capaz, más compasivo y más experimentado que Trump. Está mejor calificado que este «Terminator de la Casa Blanca» para gobernar el país. Devolvamos la cordura y la armonía a nuestro país; eliminemos esta locura votando para hacer limpieza total en noviembre.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here