El primer ministro canadiense, Justin Trudeau. (Foto: EFE/STEPHANIE LECOCQ/Archivo)

Toronto, Canadá.- El Gobierno canadiense anunció este martes que destinará 321 millones de dólares canadienses (256 millones de dólares estadounidenses) a la búsqueda de tumbas en antiguas residencias escolares, y a otros servicios, tras el hallazgo en los últimos meses de centenares de enterramientos sin identificar.

El Ejecutivo también dijo que el ministro de Justicia, David Lametti, nombrará un «interlocutor especial» para trabajar con los grupos indígenas del país y proponer cambios legislativos y en prácticas relacionados con las tumbas sin identificar de las residencias escolares.

El anuncio se produce en medio de crecientes especulaciones de que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, convocará elecciones generales en las próximas semanas.

Trudeau ha recibido fuertes críticas por las acciones de su Gobierno desde que en mayo de este año los tk’emlúps te secwépemc, un grupo indígena de la provincia de la Columbia Británica, en el oeste de Canadá, anunciaron el hallazgo de los restos de 215 personas en los terrenos de una antigua residencia escolar.

Desde entonces, otros grupos indígenas han realizado descubrimientos similares que elevan a unas 1.275 las tumbas sin identificar halladas en antiguos internados gubernamentales.

Parte del dinero comprometido hoy se destinará a construir en Ottawa un monumento para recordar a los niños indígenas que murieron en las residencias escolares, internados gubernamentales que fueron gestionados por órdenes religiosas y que funcionaron durante un siglo. La última residencia escolar cerró sus puertas en 1997.

Canadá también financiará servicios de salud mental y emocional para ayudar a que las comunidades indígenas se recuperen del trauma causado por las residencias escolares.

El sistema de residencias escolares fue diseñado por las autoridades canadienses para asimilar a la población indígena de Canadá.

Se estima que durante los años que funcionaron, unos 150.000 niños, el 30 % de la población infantil, fueron internados a la fuerza en las residencias escolares, donde sufrieron de forma sistemática abusos físicos, psicológicos y sexuales.

En 2015, el informe de la Comisión para la Verdad y la Reconciliación de Canadá, creada en 2008 para investigar el sistema de residencias escolares, concluyó que el país norteamericano utilizó los internados como herramienta para cometer un «genocidio cultural» contra la población indígena del país.

La Comisión también concluyó que uno de cada cincuenta niños enviados a las residencias escolares murieron en las instituciones, alrededor de 3.200 niños. Pero algunos investigadores señalan que la cifra es muy conservadora y elevan la cifra a entre 5.000 y 6.000 niños.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here