El Dr. García estudió medicina en Venezuela. Una vida dedicada al servicio del prójimo. Foto: Esperanza College

En la actualidad, la salud de la mujer tiene un lugar importante en la medicina moderna; por esto, la experiencia del Dr. Luis García Marcano es una contribución valiosa en el campo de la práctica médica y docente en la ciudad de Filadelfia.

Antes de estudiar medicina, Luis quería ser cura. En ese entonces, su consejero era un misionero belga de la orden jesuita llamado Bruno, quien le dijo que para ayudar a la gente no se necesitaba ser cura, y le recomendó que estudiara medicina, la otra alternativa que estaba considerando. Con esa meta en su vida, se graduó en ginecoobstetricia en la Universidad Central de Venezuela. Esta rama de la medicina se divide en dos, la ginecología y la obstetricia. El ginecólogo se ocupa de la salud femenina, del sistema reproductor, así como de trastornos relacionados con la fertilidad y las enfermedades de transmisión sexual. Por su parte, un obstetra se especializa en embarazos, siendo su campo de trabajo las enfermedades que pueden surgir durante este periodo, los embarazos complicados, los partos o cesáreas y el periodo posparto.

El Dr. García realizó estudios de posgrado en su especialidad, y trabajó en su profesión médica en el sector público para ayudar a la gente durante 12 años. Ejerció su profesión en el Hospital José María Vargas,un centro de salud que tiene valor histórico y patrimonial en Venezuela. Sin embargo, un evento político importante iba a cambiar su vida. En 1989, bajo la presidencia de Carlos Andrés Pérez, surgió un movimiento de descontento llamado el “Caracazo”. El presidente Pérez ordenó la represión por parte del ejército a dichas manifestaciones, lo que provocó un fuerte descontento en las Fuerzas Armadas y en el pueblo. Tras un intento de golpe de estado en 1993, el militar Hugo Chávez fue arrestado y encarcelado por dos años. Tiempo después, ya libre, Chávez ganaría las elecciones en 1998 con el 56.2% de los votos, empezando así el periodo del llamado “chavismo”, basado en una ideología política izquierdista y autodefinida como “bolivariana”.

“Todo cambió en Venezuela y fue cuando mi esposa, quien también es médico, y yo, tomamos la decisión de conseguir una visa para venir a los Estados Unidos, junto con nuestros dos hijos, y en 2006 llegamos a Filadelfia”. Sin contar con una visa de trabajo, no podía ejercer su profesión de ginecobstetra. Entonces, trabajó en el laboratorio de cáncer de mama, en el Centro contra el Cáncer “Fox Chase”. Hizo un internado de año y medio en investigación básica. Una amiga suya lo invitó a hacer un voluntariado en dicha institución. Para ese entonces, Luis ya había conseguido su tarjeta de residencia permanente en Pensilvania. Así que trabajó en el Centro de Investigación de Salud de la Mujer, en el departamento de ginecología, durante cinco años, tiempo durante el cual participó en investigaciones contra el cáncer.

Por un azar del destino –durante el cumpleaños de un amigo de sus hijos– conoció a un profesor que trabajaba en Esperanza. “Necesitaban profesores de biología; llamé y me ofrecieron el cargo en 2007, y aunque trabajaba de tiempo completo en la Universidad de Pensilvania, di clases por la noche”, recuerda. Las materias que enseñó fueron microbiología, farmacobiología y después, farmacología. Sus estudiantes eran un 90 por ciento adultos y 10 por ciento jóvenes.

¿Cuál ha sido el mayor desafío en su profesión médica?

Octubre: Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama 1
El Dr. García Marcano participa en el Simposio. Foto: Esperanza College

Tratar de enseñar a las mujeres adolescentes la importancia de tener una vida sexual sana y tomar las riendas de su vida”, afirma. Explica que hay casos en que, por una mala decisión de las pacientes, corren el peligro de caer en infertilidad. Por ejemplo, una joven de 16 años tuvo una histerectomía total y le removieron un ovario y una trompa, lo cual la dejó incapacitada para ser madre. “Estas decisiones, si no se toman con conocimiento, van a tener una consecuencia para siempre en la vida de estas jóvenes. Por ello es indispensable que busquen ayuda. Nosotros estamos para eso, para ayudar, ya que la maternidad es algo muy importante en la vida de la mujer, y como cirujanos, tenemos la responsabilidad de tomar las mejores decisiones para nuestras pacientes”, concluye el Dr. Marcano.

Participación en el Simposio

El destacado médico hizo dos presentaciones en el Simposio Virtual de las Ciencias para las Minorías 2020, que fue organizado por el “Esperanza College of Eastern University”, el pasado 16 de octubre, con el tema central: “El COVID-19 y las carreras médicas del área de la salud”.

Por su vocación para ayudar a la gente, sobre todo en el campo médico de la salud femenina, por su excelencia como docente y su contribución al desarrollo de nuevos conocimientos, el Dr. Luis García Marcano es una Vida de Impacto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here