Servir a la comunidad es parte de su vida/Cortesía

Filadelfia, PA- Desde 2018, Demetrio Olivieri ha sido el presidente de la Asociación Hispanoamericana de Bomberos Profesionales de la ciudad. Fue presidente de la Junta Directiva desde 2014 al 2018.

Demetrio Olivieri, orgulloso bombero latino al frente de la asociación 1
Demetrio Olivieri con sus compañeros bomberos/Cortesía

Nacido en el Norte de Filadelfia, Demetrio Olivieri ha sido bombero desde 2005.

“Decidí ser bombero cuando mi hija tenía aproximadamente dos años, ella se estaba ahogando y me sentí tan incapaz de ayudarla; no sabía qué hacer. Llamé al 911 y cuando llegaron los bomberos, estaban calmados y evaluaron la situación.  Mi hija estaba bien, ya se había tragado lo que tenía en la boca; esta fue realmente una experiencia que me abrió los ojos. Además, en ese entonces ya tenía amigos que eran bomberos, y siempre me estaban diciendo que aplicara … Luego en 2005 entregué mi solicitud para ser bombero. Debido a que un miembro de la familia, George Pérez, era el presidente de la Asociación Hispanoamericana de Bomberos Profesionales (SAPFA) me involucré inmediatamente en la organización. El concepto de la organización comenzó en 1988, con el Capitán Ed Manzano y unos cuantos de los primeros latinos que fueron contratados por el departamento de bomberos. George llevó el concepto a otro nivel.

Demetrio Olivieri, orgulloso bombero latino al frente de la asociación 2
Demetrio con su hija, quien lo inspirara para convertirse en bombero

Me convertí en el presidente de la Asociación en 2018 y me siento muy honrado de llevar a cabo la tradición y expandirla para nuestros miembros y para la comunidad”.

Cuando salió de la academia fue asignado a la Escalera 21, en Germantown y Gorgas Lane. Estuvo ahí por nueve meses y luego transferido al camión de bomberos 61, en la esquina de las calles 61 y Thompson. Estuvo 13 años ahí y luego fue transferido a la Escalera 24, en el mismo lugar.

Su Vida

Demetrio Olivieri nació el 12 de diciembre de 1970 en el Hospital Episcopal en Filadelfia, de padre portorriqueño y de madre afroamericana, siendo el menor de seis hermanos. Creció en un hogar católico. Su padre, William B. Olivieri era Superintendente de la Oficina de Vivienda de Filadelfia. Su madre era ama de casa y en esa época no necesitaba salir a trabajar.

“Cuando tenia 7 años nos mudamos a Puerto Rico por un año y luego regresamos a Filadelfia. Fui a la escuela Visitation BVM y luego transferido a la escuela Saint Bonaventure, que era una parroquia latina. Mientras cursaba el 5o. grado mi padre murió y fue un tiempo duro para mí. Mi padre había dejado una gran huella en mi vida”.

Tras graduarse de la escuela secundaria, Demetrio ingresó a la Universidad Temple. “No iba muy bien con mis estudios en Temple, pero mientras estudiaba en la Universidad instalé un tráiler de comida con mi socio Byron, que es uno de mis amigos de mi niñez… Varias tormentas de nieve impactaron el negocio y en 1994 dejé los estudios, y por otras razones entré a la Marina, ya que tenía que salir pronto de la ciudad. Ser parte de la Marina fue una de las mejores cosas que pude hacer. Estuve 4 años en la fuerza naval, pero tuve un mundo de experiencias.

Demetrio sirvió en Japón cuando se enlisto en la marina y obtuvo su licenciatura con honores en 1998 y regresó a Filadelfia.

Trabajó como técnico en telecomunicaciones para la compañía  [Lucent Technologies]. “Me encantaba el trabajo, pero más la paga”, dice Demetrio. Lamentablemente, el 9 de septiembre de 2001 fue cesado por el viraje que dio la economía tras los ataques terroristas a Estados Unidos.

“El mejor año de mi vida fue en 2004 cuando me convertí en padre una preciosa bebé, Sienna,   la que es ahora una joven mujer encantadora”.

En ese entonces Demetrio se hizo miembro de la Unión de Electricistas, LocaI 98, como aprendiz de electricista.

Años después, obtuvo su grado Universitario en Administración de Emergencias y Desastres, ahora estudia su maestría en la Universidad Militar Americana.

¿Cuál sería su mensaje para los bomberos? “Para los hermanos y hermanas que son bomberos, les diría hagan el trabajo bien hecho, especialmente durante las circunstancias en que vivimos. Ustedes siguen siendo los mejores en lo que hacen”.

Demetrio encarna lo que es una vida de impacto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here