Durante las protestas contra el confinamiento y el cierre de negocios. Crédito EFE

El 2020 puede ser recordado por muchas cosas, pero no por un tener un liderazgo emocionalmente inteligente, durante un año lleno de crisis.

¿Vamos a jugar un juego sobre el 2020, «el año en revisión»? ¿Dónde deberíamos comenzar?

Quizás podamos comenzar con la pandemia de COVID-19 que comenzó a inundar nuestras vidas a principios de año. O tal vez con el creciente número de homicidios e incidentes de violencia armada en todo el país. Los disturbios civiles, las protestas, la violencia y la confusión han florecido este año como resultado de las desigualdades raciales que se han abordado de manera lamentable e insatisfactoria durante 400 años de racismo sistémico. ¿Políticas de inmigración sin compasión? ¿O comencemos con el liderazgo vacilante, inconsistente, ineficaz y mensajes confusos de la Casa Blanca?

Este fatídico año ha puesto de manifiesto la importancia de la conexión entre la inteligencia emocional y el liderazgo efectivo del gobierno.

Por supuesto, no todos nuestros líderes han sido ineficaces y poco claros, de hecho, algunos líderes están floreciendo al unirse y trabajar en beneficio de sus electores; brindar información oportuna y confiable y seguir adelante con planes bien informados. Estos líderes emocionalmente inteligentes son los líderes que las personas siguen. ¿Puedes identificarte conmigo cuando digo que me sentí frustrada y cansada al escuchar tonterías desde la oficina oval, en discordancia con los gobernantes locales que constantemente proporcionaban instrucciones diarias claras y honestas? Ellos ¡estaban cooperando!  El liderazgo local tuvo que intensificar un plan y ellos trabajaron ese plan. Estos son los tipos de líderes que muestran empatía y motivación para servir a sus comunidades de manera inteligente, incluso cuando puede no ser popular. Usted sabe que los medicamentos y las soluciones para las principales enfermedades rara vez son sabrosos. Los líderes emocionalmente inteligentes son conscientes y están preocupados por cuestiones importantes antes de que el público tenga que abordar sus preocupaciones porque ya lo han planeado con anticipación.

El gobierno federal fue acusado de no proporcionar la información vital durante un momento crucial, para navegar la efectivamente le mapa de la pandemia. Al igual que el ejército que prepara planes de batallas necesitábamos información, equipo e instrucciones. Todos nos convertimos en soldados involuntarios en esta pandemia y necesitábamos que los líderes nos unieran y nos inspiraran a estar hombro con hombro contra el virus, pero en cambio, a veces caóticamente, el público reaccionó al lenguaje divisivo, al señalar con el dedo en medio de la lucha.

Se suponía que nuestro comandante en jefe debía enviar ayuda, salvar vidas, llevar esto hasta el final, descender con la nave, pero en cambio, en algún momento, no hubo más sesiones informativas COVID, ni más instrucciones, y nadie a quien dirigirnos. El capitán se mudó a otras cosas mientras todos estamos luchando contra el COVID-19 desde la cubierta. No se suponía que muriéramos, pero más de 150 mil personas han fallecido.

Fue difícil ver la cara del Dr. Fauci retorcerse, por los mensajes absurdos del presidente y su personal sobre la hidroxicloroquina y el uso de luces y desinfectantes para curar COVID, pero fue más duro escuchar sobre los ciudadanos que lo probaron y murieron. A veces, la Dra. Deborah Brix parecía tener miedo a las repercusiones mientras trataba de escuchar al presidente sin perder la calma. A medida que pasaba el tiempo, parecía que le costaba cada vez más conciliar su conocimiento como científica con las “travesuras políticas” que se jugaban en la Casa Blanca.

El cirujano general, Jerome Adams, ha informado repetidamente al país con mensajes claros dentro de su rol profesional, pero parecía dudar en las sesiones informativas de la Casa Blanca. Estos mensajes mixtos sustituyeron las comunicaciones reales y han afectado al país de una manera divisiva y desastrosa. En las reuniones informativas de COVID-19 de la Casa Blanca, los expertos declararon que usar una mascarilla o cubrebocas, es fundamental para reducir el riesgo de infección, y que esa declaración fue seguida inmediatamente por una negativa presidencial. “No creo que lleve puesto uno”, dijo. ¿Creemos lo que se nos dice o lo que vemos? Pocos de nosotros realmente sabíamos lo que era correcto. En los primeros días de la pandemia, nos dijeron que no teníamos que usar un cubrebocas, pero luego teníamos que hacerlo. La gente comenzó a pelear por su «derecho» a usarlo o no. Los incidentes de escupir comenzaron a aparecer en las noticias. Nos dijeron que no saliéramos de nuestras casas, pero que podríamos si nos quedábamos a 6 pies de distancia y la usamos; hasta que lo olvidamos y no lo hicimos. Todo muy confuso.

El gobierno nos marea a todos con mensajes mezclados y, finalmente, muchos de nosotros dejamos de escuchar. La fatiga de mensajes y cuarentena resulta de períodos prolongados de falta de liderazgo y claridad. Nos abstrajimos, pero luego en la televisión, vimos protestas donde las “cuasi-milicias” armadas, rugieron sobre sus derechos para cortarse el pelo.

Poco después, vinieron las protestas masivas contra la brutalidad policial y el racismo que comenzaron a extenderse por todo el país, después de la muerte de George Floyd. Más de 400 años de opresión y racismo contra personas de ascendencia de la África negra, han vuelto a la escena histórica. Las personas de color han salido a las calles; enfrentándose a la violencia armada, que estaba como depredador esperando a la presa. El mensaje desde arriba fue retórico, egoísta, divisivo y escalando la violencia. En mi opinión, demostró una baja inteligencia emocional.

Verano de reapertura y evaluación 1
Evaluación. doctora”
Dra. Deborah Brix. Crédito EFE

Como en otros tipos de disfunción, un psicólogo puede ayudar. Cuando elegimos el liderazgo, necesitamos saber más sobre los candidatos, de lo que lo que nos dicen. ¿Se les puede pedir a los líderes gubernamentales, que se aborde su inteligencia emocional y cómo manejan el estrés y los conflictos? Además, el pueblo merece tener personas en el cargo que estén dispuestas a escuchar y practicar y que tengan la motivación para servir a los intereses de sus electores, en lugar de los suyos.

Los líderes efectivos nos guían a través de tiempos difíciles con una comunicación clara y apoyo. Un buen liderazgo inspira y crea un sentido de unidad, camaradería y un propósito común, mientras que un liderazgo pobre da mensajes contradictorios y nos deja con una sensación de división y extravío.

Los desafíos siempre vendrán, pero ¿corresponde a los votantes exigir un liderazgo efectivo con mensajes claros y honestos que inspiren, unan y tengan el interés centrado en los ciudadanos (el 99%) primero.

 ¿Nuestros líderes juegan a la política con nuestras vidas, cumplen su propia agenda o están haciendo movimientos en nombre de sus electores?

¿Nuestros líderes, comenzando desde arriba, tienen la inteligencia emocional requerida para su papel en el gobierno?

La inteligencia emocional es un liderazgo crítico eficaz

Los hábitos personales, las perspectivas y el estilo de liderazgo son productos de nuestra capacidad para identificar y gestionar nuestras emociones y las emociones de los demás. (Bradberry y Greaves, 2009). Es importante tener esta capacidad para navegar por las relaciones y centrarse en la importancia del asunto en cuestión.

Según Daniel Goleman, un psicólogo estadounidense que ayudó a popularizar la inteligencia emocional, hay cinco elementos clave: autoconciencia, autorregulación, motivación, empatía, habilidades sociales. Creo que es imperativo que los funcionarios encargados del bienestar público habitualmente modelen y practiquen las habilidades asociadas con la inteligencia emocional. Estas habilidades son herramientas poderosas para crear relaciones de confianza y acogida, y hábitos mentales positivos, como pensar en la felicidad de otra persona cuando la conoces en un entorno profesional o personal (Chade-Mengm, 2010). La gestión de relaciones positivas une a las personas y crea un entorno, en el que las personas se sienten inspiradas, motivadas y dispuestas a ayudar a otros para alcanzar su nivel óptimo de logro (Chade-Mengm, 2010).

Los principales líderes del gobierno, el personal del gobierno, las autoridades locales (incluidos la policía, los técnicos de emergencias médicas y los empleados) deben practicar continuamente la inteligencia emocional, ya que esta habilidad permitirá a los líderes regular sus emociones y las emociones de su equipo y crear entornos positivos y de colaboración (Chade-Mengm, 2010). Cuando nos reunimos con un candidato, quizás podamos preguntarles si se comprometen a aprender, implementar y practicar los pasos para desarrollar el dominio de la inteligencia emocional y aplicar ese dominio a su rol de liderazgo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here