Crédito ilustración, Cynthia Greer The Philadelphia Inquirer.

A mediados de abril cuando los casos de coronavirus de Filadelfia se acercaban a su pico, la comisionada de Parques y Recreación de la ciudad, Kathryn Ott Lovell, comenzó su campaña para salvar el verano para los niños más necesitados de la ciudad. “Cuando nos dimos cuenta de que las piscinas no se iban a abrir, comenzamos a buscar ideas”, dijo Ott Lovell. “No estábamos seguros de las áreas de pulverización. No estábamos seguros de lo que iba a pasar con el campamento de verano. Pero teníamos que hacer algo. No podíamos simplemente cancelar el verano”. Así que, a partir de la próxima semana, el programa Playstreets está recibiendo un gran impulso para los niños de toda la ciudad, particularmente aquellos en los vecindarios más pobres. Originalmente diseñado en la década de 1950 como una forma de darles a los niños almuerzos y aperitivos gratis mientras la escuela estaba cerrada, Playstreets este año recibirá kits de actividades, visitas de Gritty y más.

“Playstreets” nuevas y mejoradas

El programa Playstreets generalmente funciona así:

Cada día de la semana en verano, un representante de la ciudad entrega el desayuno y la merienda a un supervisor voluntario de Playstreets en una de aproximadamente 300 ubicaciones. El supervisor —a menudo un padre, abuela o tía—distribuye la comida. Las calles designadas también están cerradas al tráfico entre las 10 a.m. y las 4 p.m. para que los niños puedan jugar con seguridad en las calles. Los voluntarios solían usar su propio dinero para comprar suministros de arte y equipos deportivos para que los niños jugaran con ellos.

Este año la ciudad está suministrando todos los juguetes y equipos para que los niños jueguen. El lunes, los funcionarios de la ciudad distribuirán una serie de kits de actividades recopilados la semana pasada en el Centro de Horticultura de Filadelfia. Los kits pertenecerán a la cuadra incluso después del verano.

¿Qué hay en los kits?

Hay 100 kits de refrescamiento e incluyen ventiladores de rocío, pistolas de agua gigantes, carpas, sombrillas y trapos para refrescar el cuello. Estos kits serán enviados a las cuadras que la ciudad ha definido como “islas de calefacción urbana”, dijo Ott Lovell, llamado así porque carecen de espacios verdes y árboles, por lo que siempre se sienten más calientes.

El kit deportivo. Estos tienen balones de fútbol, balones de baloncesto, pelotas de fútbol, ​​pelotas Wiffle (y bates), conjuntos de fútbol americano de bandera y “dodgeball”

Kits de manualidades. Estos están llenos de papel de construcción, marcadores y pegamento, libros para colorear y tiza para aceras. Estos kits incluyen proyectos de manualidades para que los niños hagan campanas de viento e imanes. Eso es un montón de cosas geniales. ¿Cada Playstreets recibe cada kit? No, pero cada Playstreets está recibiendo algo especial. “Todas las cerca de 300 calles se beneficiarán de los recursos ampliados que incluirán una visita especial para invitados o un kit”, dijo Ott Lovell. Sin embargo, hay 50 Super Calles ubicadas en algunos de los códigos postales más pobres de la ciudad. Las Super Streets recibirán cada uno de los tres kits, más la programación diaria del personal de artes y recreación que incluye demostraciones de manualidades y fiestas de baile pop-up. “Gritty y Phillie Phanati” también tienen visitas programadas. Cada Super Street puede esperar un día en que un patio de recreo especial se instalará en su cuadra que incluye barras de mono y un balancín, el juguete socialmente distante perfecto. También hay 10 “Playstreets of Wonder”. Estas calles se centrarán en el aprendizaje lúdico y la alfabetización, dijo Ott Lovell, y están patrocinadas por la Fundación William Penn. Estos lugares recibirán visitas de representantes de Free Library of Philadelphia, Fab Youth Philly y oficiales de la Liga Atlética de la Policía.

¿Quién puede visitar Playstreets?

Las calles de juegos están diseñadas solo para los niños de la cuadra y los que viven en las inmediaciones. (Es demasiado tarde para inscribir su bloque en Playstreets). Eso es aún más importante este año debido a COVID-19, dijo Ott Lovell. “Queremos que los niños se queden lo más cerca posible de su hogar”, dijo Ott Lovell. “Es más seguro para todos los involucrados: los padres, los niños y los trabajadores de la ciudad que jugarán con los niños. La ciudad trabajó con el Departamento de Salud Pública de Filadelfia para desarrollar un programa seguro. “La idea”, dijo Ott Lovell, “es que los niños se diviertan y minimicen el riesgo [de propagar la COVID-19] tanto como sea posible”.

“Playstreets” es el nuevo campamento de verano 1
Foto ilustrativa crédito Pexels

¿Qué pasa si no vivo en una Playstreets?

La buena noticia, dijo Ott Lovell, es que mientras que los campamentos gratuitos de la ciudad están cambiando cómo operan —lo que significa que no hay viajes de campo o tiempo en la piscina—todavía están abiertos. Normalmente unos 8,000 niños se inscriben en el campamento de verano. Este año solo hay unos 2,000. Eso significa que quedan espacios. Para obtener más información sobre un campamento cerca de usted, visite phila.gov/parksandrecreation. Todos los niños mayores de 8 años y el personal deberán usar una máscara en el campamento de verano.

Los parques infantiles están abiertos, al igual que las áreas de pulverización. Las canchas de tenis también están abiertas. Ott Lovell también dijo que la ciudad está reinstalando los aros de baloncesto. “Tendremos verano”, dijo Ott Lovell. “Solo tenemos que trabajar más duro para asegurarnos de que sea seguro”.

Muchos socios

El programa de este año es una colaboración entre varios grupos, incluyendo el Greater Philadelphia YMCA, la Fundación John S. y John L. Knight, Mural Arts Philadelphia e incluso los Eagles, los Phillies y los Flyers. Otros socios incluyen el Hospital Infantil de Filadelfia (Children ‘s Hospital of Philadelphia, CHOP -por su sigla en inglés-), Wawa Welcome America, Clay Studio y Book Smiles Book Bank, Nueva Jersey. Entre donaciones y contribuciones en especie, Playstreets está trabajando con alrededor de $ 600,000 este verano.

Nota de la editora: Este artículo se publicó originalmente en inglés el 07/20/2020 y fue escrito por Elizabeth Wellington para The Inquirer. Fue traducido por Diana Cristancho, editado por Gabriela Rivera para Kensington Voice y adaptado por Impacto para la versión impresa.

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre movilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here