Después de décadas se sigue protestando por el racismo sistémico, la brutalidad policial contra negros, latinos, LGBTQ, y por la justicia, la igualdad y la libertad; y contra la opresión y la descolonización de otros países. Crédito Lente de Impacto

Camden, Nueva Jersey- Cada vez que tengo una conversación con mi esposa sobre un día importante en mi vida, su respuesta suele ser así: «Cariño, realmente no recordamos días, lo que sí recordamos es algo fuera de lo común que ocurrió en un día determinado».

Entonces le pregunté recientemente: «¿Recordaremos el año 2020?» y ella respondió: «¡Oh Dios sí! Nuestro mundo se ha vuelto del revés como resultado de COVID-19, y como si esto no fuera suficiente, la gente en los Estados Unidos y otros países ha estado organizando manifestaciones callejeras masivas para protestar por las muertes sin sentido de personas negras».

A pesar de los disturbios civiles y la amenaza del coronavirus, las personas en Estados Unidos se reunieron para celebrar el nacimiento oficial de los Estados Unidos de América. Simplemente no se entiende ¿qué estamos celebrando realmente? ¿Cuándo los padres fundadores robaron o engañaron a los indígenas y los sacaron fuera de sus tierras y los segregaron a reservas?

Cuando firmaron la Declaración de Independencia, los negros no eran considerados humanos. Las mujeres eran consideradas inferiores, y muy pocos latinos y asiáticos vivían en las trece colonias originales, especialmente antes de finales del siglo XX.

Entonces, volviendo al comentario de mi esposa, recuerdo claramente el 4 de julio de 1965 y algo fuera de lo común que ocurrió, mi padre murió en un trágico accidente automovilístico en Geneva, Ohio, donde mi familia viajó para visitar al hermano menor de mi padre, a quien no había visto en 15 años. Recuerdo conducir hasta el lago Geneva, con un trabajador agrícola que trabajaba bajo la supervisión de mi tío. Mi padre y mi madre viajaron por separado, al igual que otros miembros de las tradicionales fiestas itinerantes, que se unieron a nosotros a un día de nado, buena comida y bebidas alcohólicas. Al anochecer, era hora de empacar y regresar a la casa de mi tío. Yo tenía 13 años y mi primo 11, cuando mi padre dijo que conduciría el automóvil, le suplicamos que permitiera regresar con el hombre que nos llevó allí.  Este hombre, había bebido demasiado, pero mi padre estuvo de acuerdo y se sentó en el asiento delantero del agradable Mercury. Mi primo y yo nos sentamos en la parte de atrás, el hombre, buscando impresionarnos, comenzó a acelerar, y nuestro niño atrevido lo animo a seguir. Al doblar una curva, se estrelló contra un poste en el lado derecho de la carretera, después de no poder maniobrar en una curva. Mi padre y yo fuimos arrojados del auto. Me trataron por lesiones en la cabeza y la espalda y me dieron de alta, mi padre pasó 16 días en el hospital antes de sucumbir a sus heridas. Mi primo fue tratado, junto con el conductor, por heridas leves.

El 4 de julio de 1976 marcó el bicentenario de la fundación de los Estados Unidos de América, y yo estuve entre los que sugirieron una contramanifestación. Ese año, fui uno de los organizadores más identificables, como miembro de la Coalición del 4 de julio, que incluyó a 102 organizaciones de todo el país que protestaron contra el Bicentenario de un país, en ciudades y pueblos de todo Estados Unidos para enviar un mensaje que, mientras celebrábamos los 200 años de nuestra nación, el racismo sistémico, la brutalidad policial contra negros, latinos, LGBTQ y otros no se reducía, y la falta de trabajo, educación, política y oportunidades de negocios para personas de color eran pocas, las mujeres fueron tratadas como inferiores a los hombres, y nosotros elevamos nuestras voces colectivas multirraciales y multiculturales por la justicia, la igualdad y la libertad; y contra la opresión y la descolonización de otros países.

¿Suena como lo que está sucediendo hoy en Estados Unidos donde en julio siguen las protestas?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here