Hay ciertos temas que nos parecen distantes, o complicados, sobre todo en una época de elecciones donde suelen saturarnos con propaganda política; por lo que han surgido varias iniciativas cívicas con el fin de informar con más profundidad sobre la importancia de participar de manera activa, en especial en el censo, y en las elecciones, que están íntimamente ligados.

La Constitución requiere un censo una vez cada 10 años. Ese recuento de la población, sin importar el estatus migratorio de los habitantes, se utiliza para volver a dibujar distritos electorales para la Cámara de Representantes federal y las cámaras legislativas estatales. Para tener un proceso de distribución equitativo, se necesita un censo lo más completo posible. Las personas que no son contadas no van a tener una representación justa.

La semana pasada Fernando Treviño, de “All On the Line PA”, organizó un conversatorio sobre la redistribución electoral, la manipulación de distritos electorales y el impacto que esta tiene en las comunidades latinas del estado de Pensilvania. En esta conversación participaron Miguel Ángel Concepción, de “National Puerto Rican Agenda”, Edgar Ramírez, de “Philatinos” y el moderador, Juan Giarrizo, de “Gente de Venezuela”.

Más allá de contarse y votar 1
Juan Giarrizo, de “Gente de Venezuela”. (Foto: cortesía)

En Pensilvania la Comisión de Redistribución Distrital dibuja los mapas locales para representantes y senadores estatales. Si hay alguna controversia, la suprema corte de Pensilvania decide. “Los distritos congresuales, para congresistas o lo que en México se conoce como diputados federales, los dibuja directamente el Congreso estatal a través de una ley. Esa ley es la que puede ser vetada por el gobernador. Si hay controversia entre congreso estatal y gobernador, la suprema corte de Pensilvania tiene la última palabra”, explicó el abogado Treviño.

Tras el conteo censal, se integrará una Comisión de Redistribución Electoral formada por dos representantes estatales republicanos y dos demócratas, y el quinto miembro es el presidente de la Comisión. Después de redefinir las líneas distritales, se propone una ley que el gobernador puede aprobar o vetar. “Este es un proceso cien por ciento político y tanto republicanos como demócratas realizan la manipulación de distritos electorales (“gerrymandering”) para beneficiarse a sí mismos”, enfatizó Treviño.

Lo que sucedió hace 10 años

Más allá de contarse y votar 2
El abogado Fernando Treviño Martínez, de “All On the Line PA”. (Foto: cortesía)

Miguel Ángel Concepción explicó, “en el 2009 un grupo de individuos de la comunidad formamos Latino Lines” y junto con el exconcejal Ángel Ortiz, peleamos por las líneas distritales a nivel estatal para el beneficio de la comunidad latina, especialmente en Allentown”.

El Distrito 197 es el resultado de la redistribución distrital del 2010, e igualmente, el Distrito Concejal #7, donde se concentra un gran número de latinos de Filadelfia. “Con una redistribución electoral justa, queremos expandir esto en Allentown y Reading para poder tener la primera silla senatorial latina ya que nunca hemos tenido voz en el senado estatal de Pensilvania”, enfatizó.

Fernando Treviño invitó a romper el círculo vicioso de que muchos inmigrantes dicen, “si no me toman en cuenta, para qué participo”, mientras los americanos, afirman por su parte, “si no participan, para qué los tomamos en cuenta”.

Aunque los distritos estén manipulados, es posible que sea la primera vez que haya un representante estatal latino en Reading, PA, Manny Guzmán; y una probable senadora estatal latina, Janet Díaz, en Lancaster. “¡Imagínense el poder y la influencia que nuestra comunidad tendría si los distritos fueran justos!”, expresó el abogado Treviño.

Para participar en el proceso de redistribución electoral, visite Allontheline.org/citizencommitment

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here