Filadelfia, PA- ¿Cuántas veces leemos, escuchamos o vemos noticias que informan: «Otro hombre negro desarmado asesinado por la policía”? Otro día con la justicia negada.

Las comunidades en EE. UU., donde viven personas negras y morenas, como en Filadelfia, tienen una gran cantidad de problemas que obstruyen el avance de sus residentes. Escuelas públicas pobres y con fondos insuficientes que conducen a un bajo rendimiento estudiantil, tasa de abandono de la escuela secundaria, empleos de bajos salarios, falta de una comunidad empresarial local sólida, alta tasa de desempleo, hogares monoparentales, embarazo de adolescentes, baja participación electoral, desproporcionada deficiente atención de salud, altas tasas de criminalidad, drogas ilícitas, y alta tasa de homicidios.

La muerte de George Floyd es una oportunidad para que los líderes latinos en Filadelfia, Nueva Jersey y Delaware, con una población latina considerable, aporten sus habilidades y conocimientos para combatir el racismo sistémico y las prácticas discriminatorias de las instituciones gubernamentales que son responsables de mejorar la calidad de vida de todos los residentes sin discriminar.

He recibido muchas declaraciones por correo electrónico de muchas organizaciones latinas denunciando el trágico homicidio y expresando su solidaridad con la comunidad negra y la familia Floyd. Pero este tipo de mala conducta policial también ocurre en comunidades morenas en todo el país, por ello desafío a los líderes latinos a usar el peso de su influencia para alentar y movilizar una gran presencia latina en las manifestaciones y otras actividades organizadas para repudiar el horrible asesinato del Sr. Floyd.

Estos líderes latinos deben liderar desde el frente y ofrecerse a presionar a  las fuerzas del orden, para que apliquen de inmediato políticas y procedimientos diseñados para garantizar mejores prácticas de vigilancia en las comunidades negras y morenas.

Muchos defensores latinos de nuestros derechos civiles han sufrido muchas décadas de hostilidad policial que han resultado en palizas, encarcelamientos y muertes de latinos; algo que sigue siendo una realidad actual, aún más hostil, promovido por oficiales y supervisores del departamento de policía con actitudes discriminatorias contra las personas negras y morenas que se manifiestan contra la brutalidad policiaca.

Entiendo que muchos de estos líderes latinos deben actuar con cautela, por lo delicado del tema de la financiación, pero nuestro apoyo debe ser incondicional no solo a las comunidades negras, sino en especial a las morenas, pues han venido sufriendo el mismo destino de Floyd, pero aún carecen del poder de una comunidad que se levanta y estimula el apoyo de otras comunidades para exigir la igualdad de justicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here