Georgia – La negación de la verdad y las acusaciones falsas de fraude electoral repetidas demasiadas veces por un presidente finalmente estallaron en un tsunami de odio y violencia.

El presidente es un mal perdedor y no puede admitir que perdió una elección nacional. Viviendo en el condado de DeKalb en Georgia, vimos su asalto a los funcionarios electos republicanos estatales acusándolos de fraude y luego llamando al Secretario de Estado pidiendo limosna y amenazándolo con encontrar unos 12.000 votos en algún lugar. Incluso después de que hubo tres auditorías de los votos de Georgia y cada una mostró que perdió ante Joe Biden, no se encontraron votos. Este esfuerzo inmoral de un presidente para pedirle a un funcionario electoral que revoque la decisión de los votantes es ilegal.

Trump presentó muchas demandas sin presentar evidencias, pero exigiendo la anulación de una elección legal y justa que le fueron negadas en todos los niveles del sistema judicial, incluyendo a funcionarios republicanos. Esta pérdida lo enfureció aún más. Estos resultados lo empujaron a realizar el último intento de revertir las elecciones. Y pronto comenzó a convocar y construir una manifestación masiva el 6 de enero para los “Proud Boys” y a sus aliados. Trump les dijo a los medios de comunicación que ¡ALGO SALVAJE VA A SUCEDER! … y así fue.

Quería que estos grupos incontrolables vinieran y se manifestaran contra el Congreso aceptando los resultados electorales presentados por el Colegio Electoral. Al mismo tiempo, algunos senadores republicanos y personas del Congreso también planeaban impugnar los resultados de las elecciones. Aunque sabían que no había fraude en la elección. Todo esto condujo al desastre que vimos desarrollarse en la capital de nuestra nación.

Mientras tanto, en Georgia se estaban llevando a cabo dos elecciones especiales para senadores que podrán decidir el control del Senado. Los republicanos sintieron que Trump, su personal legal y otros partidarios continuaron con acusaciones infundadas de fraude en las elecciones presidenciales de noviembre de Georgia. Como resultado de las diatribas falsas e insistentes de Trump, algunos expertos dicen que, de hecho, perjudicó a estos dos candidatos. Esto, junto con el trabajo de los esfuerzos de registro de votantes de Stacey Abrams, marcó la diferencia real. Este esfuerzo ha estado construyendo una base de votantes progresistas compuesta por negros, latinos, mujeres de los suburbios y estudiantes, que elegirían a dos nuevos senadores por Georgia. Fue sorprendente para Georgia elegir dos nuevos senadores, uno negro y el otro judío. La intolerancia racial fue abofeteada en Georgia como resultado de esta elección senatorial.

Toda esta dinámica hizo que el presidente se sintiera más desesperado y se lanzó a hablar en este mitin de derecha en Washington D.C. que había diseñado Donald Jr. y su abogado Rudy Giuliani. Cuando el presidente habló, volvió a sus falsas acusaciones de fraude e incitó a la multitud a marchar hacia el Congreso. Al final de su discurso, la multitud comenzó a marchar hacia el edificio de la Cámara donde se estaba llevando a cabo la votación.

Esta muchedumbre enfurecida se impuso a una pequeña línea policial. Luego entraron al edificio a través de puertas y ventanas que no estaban aseguradas y que rompieron. Algunos estaban armados y con chalecos antibalas.

Para entonces, los miembros del Senado y la Cámara estaban en sus cámaras separadas debatiendo los méritos de los votos emitidos por el Colegio Electoral para el estado de Arizona.

Los senadores, los congresistas y el personal fueron trasladados rápidamente a espacios de espera seguros mientras los partidarios de Trump corrían por los pasillos del congreso y, en un caso, retiraban la bandera estadounidense y la reemplazaban por una bandera de Trump. En toda la conmoción, una mujer resultó gravemente herida y luego murió. Para la media noche ya se anunciaban 4 muertos.

Este asalto a nuestros funcionarios electos y al proceso constitucional es nada menos que un acto terrorista interno. También descubrieron artefactos explosivos y armas en la zona.

Solo después de que el presidente electo Biden hizo una declaración contundente y otros exigieron que Trump condenara el asalto, finalmente hizo una declaración, pero no la que se esperaría de un presidente a sus seguidores que estaban atacando nuestra democracia. Necesitaba exigir desde un principio que se detuvieran de inmediato.

Tsunami de odio y violencia 1

La respuesta policial fue la respuesta de guante de terciopelo más suave a la violencia que he visto en todos mis años de trabajo político social. Quienes alentaron esta violencia y pusieron el fósforo en este incendio forestal de odio deben rendir cuentas. Esto incluye a los políticos y organizadores de la manifestación. Debería haber muchos juicios y castigos para todos los culpables.

Creo en la Primera Enmienda y doy la bienvenida a todos los manifestantes, aquellos a favor y en contra de cualquier propuesta, pero exijo que no sean violentos, y que quienes están en el poder protejan los derechos de todos por igual.

El juramento que todos los funcionarios del gobierno de EE. UU. prestan cuando son elegidos o designados para representar al gobierno, establece que debemos proteger la libertad, la constitución y nuestra democracia de todos los enemigos internos y externos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here