Ubiquémonos en Maricao, Puerto Rico- Permítanme comenzar describiendo la era de «La generación perdida» para que puedan comprender la vida de mi padre. Esta es una era pasada que es difícil que podamos imaginar.

1867, Puerto Rico tenía una población de 656,328; su población registrada era de 346,437 blancos y 309,891 «de color» (esta categoría incluía negros, mulatos y mestizos). La mayoría de los puertorriqueños vivían en la pobreza extrema.

En 1869, Estados Unidos ofreció comprar de España, las islas de Puerto Rico y Cuba por $150 millones, a lo que España se negó.

LA GENERACION PERDIDA 1

El 4 de junio de 1870 como resultado de los esfuerzos de Roman Baldorioty de Castro, Luis Padial y Julio Vizcarrondo, se aprobó la Ley Moret que da libertad a los esclavos nacidos después del 17 de septiembre de 1868 y a los esclavos mayores de 60 años. Luego, el 22 de marzo de 1873, la Asamblea Nacional española finalmente abolió la esclavitud en Puerto Rico. Los propietarios fueron compensados con 35 millones de pesetas por esclavo, pero los esclavos debían continuar trabajando durante tres años más.

El jueves 8 de enero de 1891, bajo el clima cálido de 64 grados, Juan Antonio Sanabria Ruiz nació en Maricao, Puerto Rico, pero era considerado un español. Era hijo de Leonarda Ruiz Del Rosario y Andrés Sanabria Meléndez. Tenía siete (7) hijos, tres (3) hijas y (1) hijastra. Los matrimonios legales incluyeron a Juan Rivera Ríos (2 niños), María Irene Alameda Acosta (2 niños), Silvia Irizarry Ramírez (1 niño), María Teresa Morales Tirado (2 niños) y Soledad Alduen (4 niños).

LA GENERACION PERDIDA 2

Mi padre tuvo un comienzo difícil cuando a la edad de 2 años fue abandonado por ambos padres. Según varios Censos de EE. UU. y sus cuentas personales, fue regalado y vivió en el retrete ubicado fuera de varias casas. Fue abusado continuamente física, mental y emocionalmente. Mi padre nunca asistió a la escuela; él era parte del 83.7% de analfabetas. Aprendió a valerse por sí mismo y se vio obligado a trabajar desde los 9 años. Él trabajaba en las plantaciones de azúcar, donde resultó gravemente herido cuando una grúa dejó caer cientos de cañas de azúcar sobre su cabeza. Muchos, incluidos mis hermanos, lo consideraban muerto. Vivió y pudo recuperarse de lo que ocurrió.

Don Antonio se inscribió en el ejército de los Estados Unidos en 1917 a la edad de 26 años mientras estaba casado con María Irene Alameda Acosta y tenía 2 hijos, Nelson y Miguel. Sirvió en la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea en la Infantería de los Borinqueneers. Se volvió a inscribir en 1942 a la edad de 53 años (5’7 «- 153 libras).

Alrededor de 20,000 puertorriqueños fueron reclutados durante la Primera Guerra Mundial. Durante el conflicto, 3,540 puertorriqueños se convirtieron en víctimas de la guerra de los cuales 747 fueron asesinados en acción.

LA GENERACION PERDIDA 3

Mi padre llegó a la ciudad de Camden, Nueva Jersey aproximadamente en 1947 para comenzar una nueva vida con su esposa en ese momento, Doña María Teresa Morales Tirado. Él era taxista mientras mi mamá trabajaba en la fábrica de abrigos DiPaola cosiendo abrigos para los soldados. Se volvió legalmente ciego a la edad de 95 años, pero se mantuvo tan independiente como siempre. Recuerdo que se vestía con su elegante traje de negocios todas las mañanas, incluso si no tenía a dónde ir. Él dijo: «Los hombres tienen que siempre mantener un ejemplo para la familia».

Murió después de vivir más de 100 años mientras residía conmigo, su hija menor, y su familia en Camden, Nueva Jersey. Falleció el 6 de julio de 1992, a la edad de 101, por suicidio.

La vida de mi padre me enseñó dos grandes lecciones de las que estaré eternamente agradecida. # NuncadeRindas y # MantenteDecidida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here