Brian Chesky consejero delegado de Airbnb. EFE

El índice de desempleo bajó inesperadamente al 13,3 % en mayo, comparado con el 14,7 % del mes anterior, según informó el Departamento de Trabajo, en una cifra que sorprendió todas las expectativas de los analistas.

Este descenso refleja un aumento de 2,509 millones en el número de personas empleadas el mes pasado cuando empezaron a relajarse las medidas de confinamiento y cierres de negocios para contener la pandemia del coronavirus.

En el mes anterior se habían perdido 2,05 millones de puestos de trabajo.

Las cifras de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, en inglés) contrariaron así las expectativas de la mayoría de los analistas, que esperaban una subida del índice de desempleo al 19,8 % con una pérdida neta de unos 800.000 puestos de trabajo.

«Estas mejorías en el mercado laboral reflejaron una reanudación limitada de la actividad económica que se había reducido en marzo y abril debido a la pandemia y los esfuerzos para contenerla«, señaló la BLS.

«En mayo el empleo subió sustancialmente en el sector de hotelería y esparcimiento, la construcción, la educación y los servicios de salud, así como el comercio minorista», añadió.

«Por contraste, el empleo gubernamental siguió cayendo sustancialmente», aseguró el organismo estadístico.

En marzo el Congreso aprobó, y el presidente Donald Trump promulgó, un conjunto de medidas por 2,3 billones de dólares para hacer frente a la emergencia causada por la pandemia de la COVID-19.

El programa incluyó diversas formas de asistencia a los trabajadores despedidos, las empresas y sus costos de sueldos y los estados.

La industria del turismo al alza

Tras haberse desplomado en el pico de la pandemia por COVID-19, las reservas de alojamientos turísticos en el mercado interior de EE. UU. se han disparado en las últimas semanas de cara al período veraniego, asegura el consejero delegado de Airbnb.

La economía da señales de recuperación 1
Una pareja camina en el parque South Pointe en Miami Beach, Florida. EFE/Ivonne Malaver/Archivo

El máximo responsable y cofundador de la plataforma de alquileres vacacionales, Brian Chesky, explicó en una entrevista con Bloomberg que entre el 17 de mayo y el 3 de junio -coincidiendo con la festividad del Memorial Day en EE.UU.- se realizaron más reservas que en el mismo período del año pasado.

Los datos, por tanto, apuntan a una recuperación vertiginosa en la plataforma, que sólo unas semanas antes había visto cómo se reducía la actividad en su portal a niveles insólitos, y despidió al 25 % de su plantilla. «Trabajar desde casa se está convirtiendo en trabajar desde cualquier casa«, dijo Chesky, quien explicó que la tendencia se está dando también en otros mercados como Alemania, Portugal, Corea del Sur y Nueva Zelanda.

A diferencia de lo que ocurría antes de la pandemia, sin embargo, estas nuevas reservas son en su enorme mayoría para viajes dentro del país y, en muchos casos, para distancias relativamente cortas que no impliquen tomar un avión o conducir durante varias horas.

Así, por ejemplo, si en febrero -antes de los decretos de confinamiento y distanciamiento social en Occidente-, las reservas en Airbnb para alojamientos a menos de 200 millas (322 kilómetros) del lugar de residencia constituían tan sólo un tercio del total, en mayo estas superaron el 50 %, explicó el consejero delegado de la compañía.

Tan acelerada está siendo la recuperación para el portal que Chesky volvió a poner sobre la mesa la posibilidad de que la empresa de San Francisco (California) salga a la bolsa este año, tal y como estaba inicialmente previsto, pero fue algo que se descartó al desatarse la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here