Garnet Valley, PA – Qué mejor forma de celebrar la semana de la ingeniería que resaltando la vida de personas de nuestra comunidad que se han esforzado y triunfado en sus estudios y carreras. Ellos son pioneros en muchos aspectos y fuente de inspiración para las futuras generaciones.

Una joven pionera

Stephanie Gago nació en Puerto Rico, pero sus padres se mudaron al área de Hunting Park, en Filadelfia, cuando era una bebé. De niña fue a la escuela elemental e intermedia en Olney. Stephanie siguió a su hermana mayor a la escuela superior Esperanza Academy; allí comenzó su amor por las matemáticas. Menciona que “no era tanto por amor a la materia, sino porque quería impresionar a la maestra, Ms. Kooker, quien continuaba enseñando cursos más avanzados, y yo quería continuar tomando estos cursos hasta llegar a tomar Cálculo AP”.

Cuando el talento y el esfuerzo se encuentran 1

Stephanie se describe como una estudiante promedio, pero fue determinada, trabajando con la maestra luego de la escuela y obteniendo buenas cualificaciones. Sus padres no habían ido a la universidad, pero ella y su hermana sabían que eso era lo que querían, y ellos las apoyaron. Al comenzar sus estudios no sabía qué carrera elegir; sin embargo, sabía que los campos de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) brindan muchas oportunidades, así que comenzó por tomar clases de ciencia y matemáticas. Ella comenta que “al investigar las opciones disponibles, me di cuenta de que la ingeniería estaba alineada con los cursos que estaba tomando; entonces decidí estudiar ingeniería civil”. Stephanie obtuvo su grado de Penn State, en Harrisburg.

La profesional recalca la importancia de buscar y aprovechar las oportunidades, y aconseja: “no le temas a tomar riesgos, aun si nadie en tu familia lo ha hecho antes”. Un ejemplo de su ímpetu por salirse de su zona de confort fue, mientras cursaba la universidad, ya que estudió seis meses en el extranjero; viajó a Cape Town, Sudáfrica, donde tomó cursos de ingeniería, religión y estudios de género. “Era la única latina y estudiante de ingeniería, pero hice amistades que aún perduran”, recuerda.

Durante su estadía hubo una protesta estudiantil en contra de un aumento al costo de la matrícula que impediría a muchos jóvenes asistir a la universidad. Al final los estudiantes ganaron la batalla, y las universidades cambiaron su decisión. “Aprendí que los estudiantes tienen una voz, que todos tenemos una voz”.

Regresó a Filadelfia inspirada y determinada a hacer una diferencia y a convertirse en una líder. “No estaba dirigiendo una protesta, pero tomé riesgos y posiciones de liderazgo en la universidad”. Como presidente de Ingenieros sin Fronteras, dirigió las comunicaciones y planes con individuos en Kenya para construir una clínica para mujeres embarazadas y con VIH. También se unió al Club Latino, donde ayudó con servicio comunitario.

Cuando el talento y el esfuerzo se encuentran 2
El desarrollo de la creatividad temprana es fundamental para los futuros profesionales. (Foto: cortesía)

Otra oportunidad que buscó durante sus estudios fue la de un internado. No fue fácil de conseguir, pero con su tenacidad y compromiso lo logró. Pasó un verano en Reno, Nevada, trabajando para United Construction en los departamentos de mercadeo, arquitectura, estimación, manejo de construcción y estructura; requirió mucho valor ir a un sitio donde no conocía a nadie. El verano siguiente hizo su internado en el Departamento de Transportes de Pensilvania. Era la única mujer trabajando en el campo en el proyecto del Vine Expressway. Con esta experiencia decidió entrar en el área de ingeniería de transportes. Ahora, ya como profesional, trabaja en sistemas de transportación inteligentes, diseñando los carteles electrónicos dinámicos y cámaras en las carreteras que indican y notifican cuando hay tráfico o accidentes automovilísticos.

Cuando el talento y el esfuerzo se encuentran 3
{«origin»:»gallery»,»uid»:»A740075A-2940-44D4-B129-2FDBE30FBC8A_1604969579763″,»source»:»other»}

Lo mejor de dos mundos

Otro joven, David Tigreros, nació en Filadelfia de padres inmigrantes. Su papá es colombiano y su mamá hondureña. Aunque creció hablando mayormente inglés, reconoce que el hablar español le ha abierto puertas. De niño le llamaban “el arregla-todo”, pues reparaba juguetes, “walkmans” y otros objetos electrónicos. Tuvo su primera computadora a los once años, y cuando llegó a la escuela superior comenzó a construirlas en su casa con partes que ordenaba. En ese periodo David trabajaba en Staples y cuenta: “mi gerente se enteró que me interesaban las computadoras y me asignó a trabajar como técnico”.

Cuando el talento y el esfuerzo se encuentran 4
David muestra un robot creado por él para la Estación de Creación, en 2020. (Foto: cortesía)

Escogió Drexel para sus estudios universitarios, por la oportunidad que significaba el hacer tres experiencias de trabajo de tipo cooperativo. Aunque comenzó en el campo de ingeniería de computación, se cambió a ingeniería eléctrica, que está más relacionada con circuitos. Su primera experiencia de trabajo cooperativo fue con Precis Engineering, diseñando redes de energía en edificios en construcción o bajo renovación. La segunda fue con DSM Biomedical, donde construyó y les dio mantenimiento a robots. La oportunidad de aprender de robótica y de diseño de máquinas le gusto más que su primer trabajo. Y la última fue con la compañía aeroespacial Lockheed Martin, en el laboratorio de tecnologías avanzadas. “Tuve la oportunidad de investigar cómo las ondas de radar identifican los drones”. Le gustó tanto que continuó allí luego de su graduación. Relata que “algunos proyectos me han permitido viajar a distintas partes del país para hacer experimentos. He conocido personas que no hubiese tenido la oportunidad de conocer, como, por ejemplo, miembros importantes de las fuerzas militares”.

David es parte del Programa de Desarrollo de Liderazgo en Ingeniería, lo que le ha permitido rotar por distintos departamentos dentro de la compañía. Trabajó en desarrollo de negocios y en ingeniería de software. David en este momento se encuentra haciendo su maestría en Ciencias de la Computación a través de la Universidad John Hopkins. “Me gusta continuar aprendiendo y aproveché la oportunidad que me brinda la compañía, ya que ellos rembolsan mi matrícula”.

Ingresó a la Sociedad de Ingenieros Profesionales Hispanos (SHPE) desde la universidad y es también miembro de la Sociedad Nacional de Ingenieros Negros (NSBE). Tuvo un mentor que le ayudó a navegar el mundo del trabajo, a cómo comportarse en entrevistas, cómo preparar un currículum y cómo hacer presentaciones, pero, sobre todo, a cómo sentirse más seguro de sí mismo. Aunque a veces lo acecha el “síndrome del impostor”, lo combate al recordar “aquí estoy, he podido probar que puedo hacerlo y que merezco lo que he logrado”.

Cuando el talento y el esfuerzo se encuentran 5
Niños participan en los talleres de la “Estación de Creación” de Esperanza. (Foto: cortesía)

Lecciones aprendidas

Las historias de estos profesionales, aunque distintas, tienen varias cosas en común, las cuales nos sirven de lección a todos.

Aprovechar las oportunidades en la escuela y la universidad. Otros estudiantes llegaban a la universidad con la ventaja de experiencias que ellos no habían tenido, pero eso no les impidió buscar y aprovechar al máximo las oportunidades que se les presentaron, como el participar en experiencias de internado, trabajo cooperativo, programas de estudios en el extranjero o de mentoría.

No permitir que el miedo te detenga, así sea al tomar la decisión de ir a un sitio nuevo, hacer un trabajo distinto o asumir una posición de liderazgo. No temer a enfrentar cosas nuevas. En términos de estudios universitarios, no permitir que el dinero sea un impedimento; solicitar becas y subsidios para los estudios y para programas especiales, como estudios en el extranjero.

Siéntete orgulloso de quién eres. Aun si tus experiencias son distintas a las de tus compañeros, puedes traer valor agregado a tu trabajo. Muestra tu cultura y enséñales a otros.

Involucrarse en organizaciones y clubes; ya sean organizaciones latinas o de interés profesional. David y Stephanie son miembros de SHPE. Es positivo sentir que perteneces a un grupo y estar rodeado de personas con intereses similares, que quieren lo mejor para ti.

Cuando el talento y el esfuerzo se encuentran 6
Un estudiante junior hace pruebas con una pequeña plataforma robot. (Foto: cortesía)

Servicio Comunitario; es importante brindar oportunidades a otros miembros de la comunidad. Miembros de SHPE colaboran con la comunidad de Hunting Park de varias formas. David y Stephanie planean participar una vez más en la Estación de Creación, organizada por Esperanza College el próximo sábado 27 de febrero.

Felicitamos a David y a Stephanie por todos sus logros. Alentamos a los estudiantes de escuela superior y universidad a escuchar estos consejos para salir adelante y triunfar en sus carreras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here