Para el mes de junio, sobre 140 vacunas estaban en algún punto del proceso de desarrollo. EFE

Garnet Valley, PA – Según el mundo abre sus puertas y vemos el número de casos de COVID-19 aumentar, el deseo de tener una vacuna disponible se hace más grande.  Investigadores en grupos académicos, compañías farmacéuticas, y gobiernos tratan de desarrollar una vacuna que sea eficaz y segura en el tiempo más corto posible.

Cuando un individuo se expone a un virus, las vacunas ayudan al sistema inmunológico a reconocer y a atacar el virus.  Al igual que otros medicamentos, las vacunas tienen que pasar por el proceso de desarrollo de una droga antes de poder ser utilizada en los humanos.  Este proceso usualmente toma muchos años y tiene el propósito de determinar que la droga, en este caso vacuna, es segura (sin efectos secundarios peligrosos) y eficaz (protege al individuo contra el virus).  El estudio en los humanos incluye 4 fases, las primeras tres tienen que mostrar buenos resultados antes de la droga (vacuna) ser aprobada por organizaciones reguladoras como la Administración de Alimentos y Drogas (FDA por sus siglas en inglés) y salir al mercado.  En el caso de COVID-19, por ser una pandemia este proceso está siendo acelerado. 

Para el mes de junio, sobre 140 vacunas estaban en algún punto del proceso de desarrollo y a principios de julio, la publicación “Science” reportó que 18 estaban en estudios clínicos (entre Fase I, Fase II o Fase III). Estas posibles vacunas son descubrimientos de grupos de distintas partes del mundo, incluyendo los Estados Unidos, Inglaterra, China, Rusia.  Los estudios clínicos están pautados para ocurrir en muchos países.  Cerca de nosotros, la Universidad de Pensilvania está reclutando voluntarios para estudios clínicos.

El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID por sus siglas en inglés) anunció el 8 de julio la creación del “COVID-19 Prevention Trials Network” (COVPN), una red de estudios clínicos en la que esperan inscribir miles de voluntarios para probar las distintas vacunas y los anticuerpos monoclonales.  El Dr. Anthony Fauci, director del NIAID, indicó que “centralizar los esfuerzos de investigación clínica en una misma red ampliará los recursos y la pericia necesaria para identificar eficientemente vacunas que sean seguras y eficaces y otras estrategias preventivas contra el COVID-19”.

COVPN espera comenzar el primer estudio clínico de Fase 3 este verano, con la vacuna desarrollada por una colaboración entre el NIAID y la compañía de biotecnología Moderna.  El estudio Fase II incluirá aproximadamente 30,000 voluntarios en los Estados Unidos.

La carrera se intensifica por encontrar qué vacunas son las mejores candidatas para eliminar o disminuir el riesgo de COVID-19 en el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here