En sus marcas, ¿listos para año escolar a distancia?

Reading, PA – Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) han entrado a formar parte fundamental de nuestra vida cotidiana, y más en el contexto educativo en donde todo gira alrededor de los nuevos avances, políticas y reformas educativas.

En la actualidad, los sistemas educativos se enfrentan al desafío de utilizar las tecnologías de la información y la comunicación, para proveer a sus alumnos las herramientas y conocimientos que se requieren en el siglo XXI.

La pandemia que nos ataca encontró a una República Dominicana un tanto arcaica y desprovista de recursos y condiciones para dar continuidad a un año escolar virtual, con el fin de preservar la educación y al mismo tiempo la salud. A través de República Digital, se ha dotado a unos 100 mil maestros con equipos y se les imparte la capacitación en competencias tecnológicas para la docencia, con el esfuerzo conjunto de varias organizaciones.

Hay gran entusiasmo en el profesorado para, –como decimos los dominicanos– “echar pa’lante”; sin embargo, siguen presentándose dificultades, como la caída del fluido eléctrico, que es muy común no tenerlo incluso por horas en un solo día. Existen maestros, pero sobre todo alumnos que no tienen acceso a internet y alumnos que carecen de dispositivos.

En el caso de los más pequeños, tienen la necesidad de un adulto a su lado para supervisarlos y ayudarles en lo que no sepan; además, no todos tienen las competencias necesarias. Hay comunidades donde se tendrá que trabajar vía radio y televisión, sin embargo, necesariamente se requerirá del acceso a internet para que el maestro pueda gestionar el proceso educativo.

Algunos sugieren que el año escolar pautado para el 2 de noviembre sea pospuesto para enero, mientras se debió iniciar en agosto; esta propuesta se hace a fin de permitir que se concluyan debidamente las capacitaciones y la preparación de las modalidades que elegirá cada centro de acuerdo con su contexto; incluyendo el dar instrucción clara a los padres y alumnos.

También, hay maestros muy mayores, que requieren un acompañamiento más cercano en el tema del uso de las tecnologías. ¿Será provisto este acompañamiento? ¿Qué hacemos con los detalles citados y el tiempo que se necesita para estar listos? ¿Intentamos ahorrar tiempo y nos lanzamos así? Se ha hecho mucho, pero ¿ha sido todo ese esfuerzo suficiente? Las respuestas las dejo a su sensato juicio, estimado lector.

Dios nos bendiga y el impacto de Jesús en nuestras vidas nos mantenga el pulso equilibrado.

¡Un abrazo!
Con la colaboración de Milka Capois.
emma_matinez10@hotmail.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here