Los trenes y autobuses SEPTA tienen un gran flujo de aire, lo que significa menos riesgo de coronavirus para los pasajeros.

0
Anna Orso / Billy Penn

EL FLUJO DE AIRE es importante cuando se trata de prevenir la propagación del coronavirus.  Resulta que los autos SEPTA son un lugar bastante seguro para estar, en comparación con otros espacios interiores.

La autoridad de tránsito de Filadelfia está equipado con vehículos que pueden ventilar con frecuencia.  El aire nuevo refresca los automóviles tanto en la línea Broad Street como en la línea Market-Frankford cada 2 o 3 minutos y existen frecuencias similares en todo el sistema: en autobuses, trenes regionales y tranvías.

Según los científicos,  los espacios interiores con buena ventilación se consideran menos riesgosos que los que no tienen porque el flujo de aire puede diluir la presencia de partículas virales en su espacio inmediato.

En general, el transporte público ha demostrado ser de bajo riesgo de transmisión en ciudades de todo el mundo.  Con una ventilación sólida, hay razones para sentirse cómodo montando SEPTA, dicen los funcionarios de salud, siempre y cuando también use una máscara y mantenga la distancia.

Un sistema de transporte público menos peligroso significa mayor seguridad para los trabajadores esenciales de Filadelfia, quienes a menudo deben viajar en SEPTA.

“Sé que es real, porque conozco a un par de personas que tenían familiares y amigos que se contagiaron”, dijo Maurice Love, quien toma el MFL a su trabajo en UPS todos los días.  “Aunque estemos asustados, todavía se tiene que salir, especialmente si eres un trabajador esencial”.

Un sistema de ventilación diseñado en los años 80

El sistema de ventilación de alta frecuencia de SEPTA no se diseñó pensando en el coronavirus.  Los autos MFL actuales se remontan a los años 90 y los que corren a lo largo del BSL fueron diseñados 10 años antes de eso.  Sin embargo, en medio de la pandemia actual, el hecho de que puedan hacer circular el aire rápidamente es útil.

“No es algo que hemos puesto en marcha  debido a COVID.  Se remonta al diseño de los vehículos ”, dijo el portavoz de SEPTA, Andrew Busch.  “Pero ciertamente estamos felices de que esté allí”.

Busch dijo que no conoce ningún estándar de la Administración Federal de Tránsito que regule la ventilación.  Pero dijo que la tasa de SEPTA es probablemente bastante común en todo el país, ya que muchas autoridades de tránsito usan vehículos similares.

Funciona así: Las aberturas de ventilación en la parte superior de todos los vagones del metro de SEPTA están constantemente empujando aire hacia adentro y hacia afuera junto con el movimiento natural del vehículo.  El flujo de aire del tren siempre está cambiando, lo que conduce a un intercambio completo de aire cada 2 a 3 minutos, estiman los funcionarios de la agencia.

Las otras líneas de transporte de SEPTA cuentan con sistemas similares.  En los autobuses, hay una escotilla en la parte superior del vehículo que se puede abrir con buen tiempo para aumentar el flujo de aire.  Una ventaja adicional: aún más aire circula cuando las puertas se abren y cierran.

A continuación, se indica la frecuencia con la que se intercambia aire en varios vehículos:

  •  Tranvías: cada 2 a 3 minutos
  •  Trenes de la línea de alta velocidad de Norristown: cada 2 minutos
  •  Autobuses de 40 pies (tamaño estándar): cada 2 minutos
  •  Autobuses de 60 pies (articulados): cada 2½ minutos
  •  Trenes regionales: cada 2 a 3 minutos
  •  Autocares (pequeña parte de la flota): cada 3 minutos
  •  Silverliner 4 vagones (la mayoría de la flota, los trenes más antiguos): cada 3 minutos
  •  Silverliner 5 autos (aproximadamente un tercio de la flota, autos más nuevos): cada 2½ minutos

“Eso es una gran cantidad de intercambios de aire por hora, tanto como recomendaríamos”, dijo el comisionado de Salud de Filadelfia, el Dr. Tom Farley, durante la reunión informativa sobre el coronavirus de la ciudad el jueves.  “Eso no reemplaza a las personas que usan máscaras y se mantienen a distancia.  … La ventilación puede ser un complemento valioso para eso “.

SEPTA instituyó su segundo requisito de usar máscara a bordo de todo el transporte público en junio.  Esta semana, la agencia regional de transporte también implementó entrenadores de distanciamiento social, que patrullarán la línea Market-Frankford para pedir a los clientes que mantengan la distancia y se pongan cubiertas para la cara, medidas críticas para la salud de los pasajeros y los trabajadores del tránsito.  La autoridad ha perdido siete empleados a causa de la pandemia.

Los funcionarios se consideran afortunados de poder contar con un sistema de ventilación constante en todo el sistema.  También es algo bueno, porque es poco probable que SEPTA pueda permitirse renovar vehículos después de perder aproximadamente $300 millones en ingresos a causa de la pandemia.

“Obviamente, estamos muy contentos de poder decirles a los clientes sobre esto si es algo que ayuda a tranquilizarlos acerca de su salud y seguridad”, dijo Busch, el portavoz de la agencia.  “Dice mucho en favor  del diseño y la construcción originales de los vehículos.  Probablemente sería un proceso bastante complicado construir algo así ahora “.

SEPTA
(Emma Lee / WHYY)

El transporte público ha demostrado ser seguro en otras ciudades

Ventilar completamente todo el aire en un espacio interior cada 2 o 3 minutos supera las recomendaciones para lugares como restaurantes, donde los funcionarios de salud dicen que el aire exterior debe circular una vez cada hora.

La tasa de SEPTA sigue las pistas con otras autoridades de tránsito, como la MTA de Nueva York, donde los vagones del metro ventilan aproximadamente 18 veces por hora equivalente a una vez cada 3⅓ minutos).  En Japón, las ventanas del metro se dejan abiertas para mejorar el flujo de aire.

En general, los sistemas de transporte han sido hasta ahora entornos de bajo riesgo para la transmisión.  ¿Por qué?  A menudo no se habla mucho entre los pasajeros  y como muchas personas trabajan desde casa, los vehículos no suelen estar llenos, por lo que la gente no tiene que sentarse cerca.

Un reciente esfuerzo de rastreo de contactos en París encontró que ninguno de los 150 grupos de coronavirus de la ciudad desde principios de mayo hasta principios de junio se propagó en el transporte público.  Lo mismo ocurrió en Japón, un país conocido por sus trenes de pasajeros abarrotados.

A nivel local, los pasajeros se alegran de oírlo.  Al mirar los conductos de ventilación de los coches de MFL, Love, un trabajador de UPS, se alegró de escuchar que sirven un propósito en la pandemia.  Aborda el MFL en la estación Girard todos los días para llegar a su trabajo y ha estado un poco nervioso al ver a otros viajar sin máscaras.

A estas alturas, Love intenta no pensar en eso.  Como trabajador esencial, dijo que está obligado a montar SEPTA, incluso en medio de una pandemia.

“Ves y escuchas sobre  todas estas personas que se están enfermando”, dijo Love.  “He tenido el pensamiento, no voy a mentir.  Pero al mismo tiempo, si te sientas en casa todo el día, no lograrás nada “.


Nota de la editora: Este artículo se publicó originalmente en inglés y fue escrito por Michaela Winberg para Billy Penn. Fue traducido por Diana Cristancho y editado por Gabriela Rivera para Kensington Voice. En 08/12/2020

Los trenes y autobuses SEPTA tienen un gran flujo de aire, lo que significa menos riesgo de coronavirus para los pasajeros. 1

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre movilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here