Daisy Lara contenta de haber recibido su vacuna. (Foto: cortesía Daisy Lara)

Si se pregunta porque seguimos reportando acerca de la vacuna, es porque queremos compartir el mensaje a nuestra comunidad de la importancia de obtener la vacuna cuando esté disponible para usted. Los latinos no podemos quedarnos atrás en este proceso.

Tuve la oportunidad de discutir este tema con enfermeras de la Asociación Nacional de Enfermeros Hispanos (NAHN), quienes como parte del personal médico fueron de las primeras en recibir la vacuna. La Dra. Daisy Lara, DNP CRNP FNP-BC PMHNP-BC, presidente de NAHN, enfermera especializada en psiquiatría y salud mental, indica que recibió la vacuna para protegerse a ella, a su familia y a sus pacientes. “Para mí es muy importante el poder continuar cuidando de mis pacientes a la vez que limito el riesgo a mi familia”. Brunilda Sanchez, RN BSN añade que “como enfermera tengo la responsabilidad y el conocimiento para sentirme segura y confiar en la ciencia”. Susayne Hernandez, graduada de Esperanza College con un grado asociado en Ciencias de Salud y quien continuará sus estudios en enfermería en el otoño, ve la vacuna como la luz al final de túnel. “A través de la vacuna y siguiendo las medidas de distanciamiento social podemos evitar perder a nuestros seres queridos”.

En términos de la experiencia de recibir la vacuna, Daisy expresa que “estaba emocionada, me proveyó esperanza en el futuro”. En términos físicos, Brunilda reporta que “los síntomas secundarios fueron leves, dolor en el sitio de la inyección, escalofríos, y dolor de cabeza leve”. Al preguntar cuál es uno de los mitos más comunes acerca de la vacuna, ambas contestaron que el miedo a contraer la enfermedad. Las vacunas aprobadas en Estados Unidos no pueden causar la enfermedad porque no contienen el virus vivo. “Las vacunas enseñan a nuestro sistema inmunológico a reconocer y atacar al virus que causa el COVID-19” dice Daisy.

¿Están listos? 1
Brunilda Sanchez obtiene su vacuna. (Foto: cortesía Brunilda Sanchez)

Según nos movemos por las distintas fases de vacunación, puede que algunos individuos se sientan impacientes. Brunilda tuvo que esperar por su vacuna “fue difícil registrarme, y me frustré al pasar las semanas y no conseguir una cita.  Muchos de mis colegas ya la habían recibido”. Según han pasado las semanas, más sitios han abierto para ofrecer la vacuna y hay varias iniciativas para vacunar a la comunidad latina en particular. Un grupo de profesionales de salud, incluyendo al Dr. Jose Torradas, a la Dra. Natalia Ortiz, la Dra. Diana Montoya-Williams, la Dra. Melissa Pluguez-Moldavskiy y Brunilda, que preocupados por la falta de equidad en el sistema, solicitaron recientemente fondos de la ciudad de Filadelfia para vacunar a la comunidad latina. Melissa, también enfermera de NAHN, informa que “nuestro grupo, Unidos Contra COVID, quiere proveer acceso seguro y con sensibilidad cultural a la vacuna, directamente en nuestra comunidad. Es un honor servir y continuar dedicándonos a brindar igualdad y acceso al cuidado de la salud de nuestros vecinos latinos.”

Con esfuerzos para aumentar el volumen y acceso de vacunas, el mensaje continúa siendo el mismo, estén listos para cuando les toque. Brunilda menciona que “al ponerme la vacuna, espero darle a mi familia, amigos y pacientes la esperanza y valentía para que ellos se pongan la suya”. A lo que Susayne añade, “Tenemos que confiar en nuestros científicos y médicos para lograr el tan anhelado abrazo que muchos quieren en el 2021”.

Para más información puede consultar la página web del Centro de Control de Enfermedades (https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/index.html).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here