El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas. (Foto: EFE/Oliver Contreras)

Washington, EE.UU.– Estados Unidos anunció este martes 22.000 nuevos visados para trabajadores no agrícolas, entre ellos 6.000 para personas procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras, países que conforman el Triángulo Norte de Centroamérica, lo que supone una ampliación del cupo establecido cada año por el Congreso.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) indicó en un comunicado que los visados se crearán de conformidad con una orden ejecutiva del presidente Joe Biden sobre la «creación de un marco regional integral para abordar las causas de la migración, gestionar la migración en toda América del Norte y Centroamérica, y proporcionar un procesamiento seguro y ordenado de los solicitantes de asilo en la frontera de EE.UU.».

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, señaló, citado en la nota, que este aumento demuestra el compromiso del DHS de «expandir las vías legales» para que las personas provenientes del Triángulo Norte, región que aporta el grueso de los migrantes que llegan a EE.UU. de forma irregular, tengan una oportunidad en este país.

Mayorkas recordó que este programa de visados H-2B «está diseñado para ayudar a los empleadores a cubrir los puestos de trabajo temporales».

Los visados estarán «disponibles en los próximos meses» a través de una noma que se publicará en el Registro Federal (gaceta oficial del Gobierno nacional), agregó la información.

Bajo la versión modificada de Ley de Inmigración y Nacionalidad, el Congreso de EE.UU. estableció un límite de 66.000 visados por año fiscal, con un cupo de 33.000 para trabajadores contratados en la primera mitad del año (del 1 de octubre al 31 de marzo) y los 33.000 restantes más aquellos que no se usen en el primer tramo del año disponibles para la segunda mitad (del 1 de abril al 30 de septiembre).

El DHS indicó que el pasado 12 de febrero se anunció que el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) había recibido suficientes peticiones para cumplir con el tope H-2B previsto para la segunda mitad del año fiscal.

El programa H-2B «permite que los empleadores o agentes de empleo estadounidenses que cumplen con ciertos requisitos reglamentarios específicos traigan extranjeros a Estados Unidos para llenar temporalmente empleos no relacionados con la agricultura», explicó el USCIS en su página web.

Según la ONG Centro de los Derechos del Migrante, los trabajadores mexicanos suponen la mayoría de los participantes en el programa H-2B, con cerca de un 74 % de la mano de obra contratada con estos visados en 2019.

Ese mismo año, un 90 % de los trabajadores era de sexo masculino y apenas el 10 % mujeres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here