Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) informaron el pasado viernes que investigan 109 casos y cinco muertes por hepatitis infantil grave. Los casos han sido detectados en los últimos siete meses en 25 estados y territorios del país, más del 90% de los pacientes tuvo que ser hospitalizado y el 14% necesito de un trasplante de hígado. (Foto: Archivo)

Mientras celebraba el Día de las Madres, di gracias por todas mis bendiciones mientras recordaba uno de los momentos más desafiantes que he vivido. Casi un año después de la histórica inundación del huracán Harvey, mi hijo mayor contrajo hepatitis. Su salud se deterioró rápidamente y lo llevamos a la sala de emergencias. Mientras armábamos un Lego en la sala de espera, una mujer soltó un llanto inconsolable. Mi corazón se detuvo porque sabía que había perdido a alguien, y allí estaba yo con mi pequeño, rezando para que mi llanto no fuera el siguiente.

Antonieta Cádiz.
 

Mis oraciones fueron escuchadas y mi hijo se recuperó por completo, pero nadie tenía respuestas cuando llegó el momento de dar explicaciones. ¿Por qué sucedió esto? ¿Cómo se contagió? Al final del día, lo que quería saber era cómo podía protegerlo y evitar que esto volviera a suceder. «Verdaderamente no lo sabemos», dijo el médico. Pero mi instinto materno lo sabía. Después del huracán Harvey, el agua contaminada de la inundación permaneció ocho días seguidos dentro de la casa.

A menudo me preguntaba sobre los impactos ambientales y de salud asociados a los sedimentos de la inundación. Me preguntaba sobre nuestra agua potable y cómo podría afectar nuestra salud. No tengo pruebas directas, pero en mi corazón, siento que mi hijo se enfermó por vivir en una zona afectada por una inundación. He sido mamá durante diez años y he descubierto que cuando tengo este tipo de sentimiento, tengo razón, y he aprendido a seguir mis instintos. Hoy, estoy compartiendo esto con ustedes porque sé que no estoy sola.

¿Cuántas madres más tienen que soportar la enfermedad de sus hijos o incluso la muerte por la exposición a condiciones climáticas extremas impulsadas por el cambio climático o por su proximidad a la contaminación por petróleo y gas?

En Florida, por ejemplo, entre 2010 y 2020, 215 personas murieron por causas relacionadas con el calor. Cuarenta y seis de esas muertes fueron niños y 33 eran menores de 5 años. Como resultado de las emisiones de combustibles fósiles, los niños latinos experimentan 153,000 ataques de asma infantil y 112,000 días escolares perdidos cada año. Un estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Texas encontró que los niños que viven a menos de dos millas del Canal de Navegación de Houston (44% hispanos) corren un riesgo 56% mayor de sufrir leucemia linfocítica aguda que los niños que viven a más de 10 millas del canal. Los índices más altos de leucemia infantil se registraron en las secciones censales, con los niveles más altos de benceno y 1.3 niveles de butadieno en el aire.

Hospital canadiense detecta siete casos probables de hepatitis infantil aguda. Fotografía de archivo. (Foto: EFE/MONIRUL ALAM)

Mientras vivimos esta realidad, las compañías petroleras mantienen sus emisiones altas, contaminan nuestro aire, calientan nuestro planeta y obtienen ganancias monumentales. La semana pasada, los gigantes del petróleo y del gas publicaron sus ingresos trimestrales, y para sorpresa de nadie, tienen los bolsillos llenos. Cinco gigantes del petróleo y del gas obtuvieron $32.8 mil millones de dólares en sólo tres meses.

¿Cuándo terminará esto? ¿Cuándo trabajaremos juntos por el bienestar de todos nosotros y no por el beneficio de unos pocos? Sé lo que yo puedo hacer y lo que usted puede hacer para que esto suceda: alce su voz, comparta sus preocupaciones como madre por la salud de sus hijos y presione a los responsables de la toma de decisiones que diseñan las regulaciones y legislación que afectan a nuestro medio ambiente. Hagámoslos rendir cuentas. Juntas, nuestra voz es más fuerte. Las mamás, podemos mover montañas

Antonieta Cádiz es la directora general de asuntos latinos para Climate Power. Anteriormente, trabajó como corresponsal nacional para La Opinión y fue escritora política nacional para Univisión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here