Chromebooks, la nueva “aula virtual”. (Foto: Esperanza Academy)

La pandemia del coronavirus ha causado una transformación dramática en nuestra sociedad civil, en casi todos aspectos. Nuestras instituciones fundamentales han pasado por un proceso de agitación, desde cuidado de salud, manejo de la fuerza laboral y el empleo, hasta todo nuestro sistema de educación. El cambio de las escuelas en sus edificios a escuela virtual, con los estudiantes en sus hogares, ha afectado tanto a las escuelas tradicionales como a las escuelas cibernéticas. Esperanza Academy, la escuela chárter tradicional de Esperanza, está tratando de adaptarse a una operación virtual en lugar de la presencial, –una experiencia completamente extraña para ellos, aunque lo han estado haciendo desde el comienzo de la cuarentena en marzo–.  El desafío de hacer esta transición ha sido asegurar que todos los alumnos tengan acceso a la tecnología de internet, y que sus padres sean más apoyados, ya que están tratando de mantener sus trabajos o regresar a ellos, mientras sus hijos estudian desde la casa. 

Aunque las escuelas cibernéticas ya operan en un formato virtual, la transición ha sido difícil para ellas también. Antes de la pandemia, la escuela Esperanza Cyber ofrecía un espacio físico como un recurso opcional donde los estudiantes pudieran recibir más apoyo y consejos de parte de los maestros, tutores y personal administrativo. Al no tener esa opción al comienzo del nuevo año escolar, el valor de esos sistemas de apoyo se hace más evidente, y especialmente la importancia del contacto personal. La escuela Esperanza Cyber ha tenido que cambiar su método para aceptar aplicaciones y completar toda la documentación requerida para 400 nuevos estudiantes. Ha tenido que entrenar 31 nuevos maestros y personal auxiliar utilizando plataformas virtuales en vez de aula presencial. Y la población de la escuela se ha duplicado, mientras está ofreciendo por primera vez todos los grados iniciales, incluido el kínder, primero y segundo grados.

A pesar de estos desafíos, las escuelas Esperanza Cyber y Esperanza Academy están demostrando cómo la sociedad se puede adaptar a las nuevas condiciones.  Mucho se habla en las noticias sobre el esfuerzo del sistema de educación para hacer la transición al aprendizaje virtual, y lo difícil que es. Enseñar y aprender virtualmente no es fácil, pero no es nuevo. Día tras día, las escuelas están investigando y descubriendo sobre cómo abordar las necesidades de sus estudiantes, familias y comunidades en la nueva realidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here