La historia de las prisiones y el encarcelamiento en la ciudad de Filadelfia está profundamente arraigada en la tradición religiosa. Los datos demográficos del Departamento de Prisiones revelan que la mayoría de los detenidos son afroamericanos y latinos de entre 18 y 39 años. Los miembros de estas dos comunidades han tenido algún tipo de participación religiosa durante su juventud o en el momento en que fueron arrestados. Muchos de estos hombres y mujeres negros y morenos provienen de los códigos postales más necesitados de Filadelfia. En la mayoría de los casos, tienen madres y otros miembros de la familia que se preocupan por ellos y los aman, mientras odian el comportamiento delictivo que los llevó a la cárcel.

Los puertorriqueños y otros latinos han estado enfrentando injusticias raciales desde que se establecieron en la “Ciudad del Amor Fraterno”, cuyos primeros pobladores fueron miembros de la Orden Religiosa de los Amigos, conocidos como “cuáqueros”, de Inglaterra. Esperando con paciencia, Eva Díaz, madre de Frankie Díaz, y su familia, se inspiraron en su propia tradición religiosa, preguntando a los funcionarios de la prisión de Filadelfia; ¿Cómo murió Frankie? Estaba esperando volver a casa con su familia, se creían.

Como había pasado casi un mes desde la muerte de Frankie, la familia recurrió a la enseñanza de las Sagradas Escrituras. Reunieron a familiares, amigos y simpatizantes para salir a las calles de Filadelfia, reuniéndose frente al Centro de Justicia Penal Juanita Kidd Scout y marchando hacia el Edificio de Servicios Municipales para exigir una reunión con Tumar Alexander, el Director Gerente de la ciudad, y quien supervisa al Comisionado de Prisiones de Filadelfia. Al hallar oídos sordos en el Sr. Alexander, los manifestantes, armados con megáfonos, pancartas y una bandera puertorriqueña, marcharon a la Oficina del Fiscal, quien envió a un representante del personal para hablar con Eva Díaz y los hermanos de Frankie.

La marcha y el mitin fueron exitosos porque fueron bien planificados, con la ayuda de Bob Witaneck, un organizador comunitario consciente y solidario, cuya pasión por la justicia y la igualdad son inquebrantables. Los oradores, en su mayoría jóvenes, a lo largo de la acción callejera fueron empoderados para expresar sus opiniones y sentimientos, de que los puertorriqueños y otras minorías marginadas tienen voz y libertad de elección, para denunciar las políticas correccionales que están mal y necesitan ser cambiadas. Si hay una lección que aprender de las acciones de ese día, es que aprender a comunicarse, a hablar sobre los problemas y a hacer oír su voz, ayuda a las personas a tomar el control de sus vidas y sus identidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here