La modelo bailando un lindo “huaylas” mostrando el bello colorido de su traje. (Foto: Cortesía/Mary Luz Marques)

No puedo describir con palabras la emoción que sentí, cuando vi desfilar a un grupo de mujeres peruanas de la organización Peruanos Americanos Juntos Aquí (Peruvian Americans Together Here, PATHere.org), trajes típicos del folklore de mi querido Perú, en el primer Latin America Thrives in Philadelphia, presentado por Alianza Latina y con el auspicio del concejal David Oh, el pasado 1 de octubre.

El centro de Love Park se vistió de gala para mostrar a la audiencia multicultural –ahí reunida– la diversidad cultural de más de diez países hispanohablantes: Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, México, Puerto Rico, República Dominicana, Venezuela, Uruguay, y Perú.

La pluriculturalidad milenaria del Perú se vio representada a través de la comida, música, danza y el desfile de las diversas vestimentas regionales de este país. El público curioso, quedó maravillado con el derroche de su riqueza cultural.

¡Orgullosamente peruana! 1
Celebrando la pluriculturalidad del Perú y la biodiversidad de los pueblos indígenas. (Foto: Cortesía/Mary Luz Marques)
 

Así, la campeona de marinera norteña, tondero y valse criollo, Carmen Díaz y su pareja de baile, Ciro Pinto, iniciaron una apertura a la Lima de antaño con el “vals” limeño. “Esta jarana” (fiesta), que se celebra con las guitarras, las castañuelas y el infaltable cajón peruano invita a los asistentes a disfrutar de la música al ritmo de las palmas; y por supuesto, del baile.

¡Orgullosamente peruana! 2
La “ñusta” (doncella de sangre real) vistiendo un atuendo típico de la textilería cuzqueña. (Foto: Cortesía/Mary Luz Marques)
 

Después, el desfile de trajes típicos se inició con la pasarela de la “Palla” que en el idioma quechua significa “mujer de la nobleza Inca” o “princesa casada”. Una de las características de este traje son los bordados con hilos de oro y el encaje blanco. El centro del vestido lleva el diseño de un corazón adornado con joyería, representando, de esta manera, la riqueza de la familia. Además, la palla se incluye una venda de perlas adornada con flores artificiales, plumas y cintas de colores que la mujer lleva puesta en la cabeza.

¡Orgullosamente peruana! 3
La danza nacional del Perú: La marinera norteña. (Foto: Cortesía/Mary Luz Marques)

En seguida, la música folklórica “el huaylas” hizo retumbar a la audiencia en el centro del escenario. Este género musical peruano representa la armonía de la siembra y la cosecha de los cultivos. La confección de este vestido varía por región; incluye un sombrero hecho con lana de oveja y una blusa que puede ser de diferentes colores. “La pollera” (la falda) es de color negro, engalanada con colores vibrantes y diseños variados. “La enagua” –que va debajo de la falda–, puede ser decorada con diversos trabajos textiles. ¡El baile de huaylas es muy alegre y dinámico!

La selva peruana también se hizo presente en este evento. El traje confeccionado con plumas brillantes, fibras vegetales y escamas de pescado lucieron un diseño y textura no antes vista por estos lugares. De acuerdo con su descripción, la tela fue teñida con pigmentos vegetales; asimismo, estos colorantes naturales –que se usan en la confección de los trajes– también son usados para la pintura de diseños corporales. Las danzas de la selva son muy variadas y dependen de la cultura regional de sus tribus. Muchos de estos bailes recapitulan la historia religiosa mítica del pasado.

¡Orgullosamente peruana! 4
¡Latinoamérica vive en Filadelfia! ¡Viva el Perú! (Foto: Cortesía/Mary Luz Marques)
 

“El Wititi” es un traje de la región del Valle de Colca, del departamento de Arequipa. Los pobladores lo visten en el verano durante la cosecha de las hortalizas. Algo típico del “baile del Wititi” es que los hombres y las mujeres visten las polleras. Al cerrar la pasarela, “la ñusta” (doncella de sangre real) presentó un atuendo colorido de la textilería cusqueña. Al final, Carmen y Ciro bailaron la marinera norteña engalanando con sus pasos y movimientos románticos a la audiencia.

Por mi parte, respiré el aire de mis ancestros; pude ver en Filadelfia un pedacito de mi Perú a través de los platillos variados, danzas y vestidos tradicionales celebrando el Mes de la Herencia Latina.

Para más información sobre la cultura peruana, visite www.pathere.org y participe en sus programas culturales.

Como dice el lema del evento principal: ¡Latinoamérica vive en Filadelfia!

Contacto: LinkedIn @maryluzmarques, Twitter @maryluz_marques

PAT https://pathere.org/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here