El “Tour” de la Realidad expuesta por el Covid-19
Glenn Mills School donde estaba provisionalmente el Centro de cuidados alternativos localizado en el 185 Glenn Mills Rd, PA. Foto por Lili Daliessio .

Condado de Delaware, PA – El pasado 6 de marzo el gobernador Tom Wolf confirmó dos casos que dieron positivo del COVID-19 en el estado de Pensilvania y uno de esos casos fue en el Condado de Delaware. El contagio de esta primera persona no fue por exposición en su comunidad, fue porque viajó a un área de Estados Unidos que ya tenían el virus disperso, así empezó la historia del COVID-19 en esa zona.

Lo primero que quedó al descubierto para muchos, fue que este Condado con una población de 566,747 (con datos del 2019) no tiene su propio Departamento de Salud, y es parte de un total de 57 Condados en Pensilvania. Algo tan importante como la salud y el bienestar de una comunidad, no era una prioridad para quienes han dirigido nuestros Condados.

En noviembre del 2019, Los oficiales electos se comunicaron con el Departamento de Salud de Pensilvania con la intención de realizar los trámites para poder tener un Departamento de Salud y la respuesta fue que los procesos toman de 12 a 18 meses hasta que se pueda dar la aprobación estatal para su formación.

Ante la inminente llegada del COVID -19 a el Condado, era urgente tener una solución porque no se podía tener información del departamento de salud de Pensilvania ya que, al dar información a los oficiales electos, se violaba leyes que protegen la privacidad de los individuos contagiados. Era tan critica la situación que el presidente del Consejo del Condado de Delaware dijo que era imposible saber la realidad actual de la Pandemia y mucho menos decidir en un plan de acción por el hecho de no tener departamento de salud. ¨Me enteré de que un empleado de la prisión de George W. Hill salió positivo en el examen del COVID-19, porque un reportero del Philadelphia Inquirer me llamó¨.

Ante esta situación, Jeanne Casner, directora del Departamento de Salud del Condado de Chester ofreció el apoyo a sus vecinos del Condado de Delaware y con la aprobación del Gobernador Wolf, todo lo relacionado con la Pandemia es dirigido por su departamento de salud. El Condado de Chester tiene la capacidad de hacerlo y Delco les pagará todos los gastos incurridos durante el tiempo que demore la pandemia.

Otras de las realidades que ha revelado la pandemia, fue la necesidad de que la escuela Glenn Mills, por un corto periodo de tiempo, se utilizara para aislar a pacientes en recuperación de otras enfermedades, y se evitara el contacto con probables casos de COVID-19 que pudieran llegar a los hospitales, y así evitar más contagios ante la falta de una estructura apropiada.

El plan actual es reubicar el hospital de manera provisoria en la ciudad de East Stroudsburg, PA, en la vía de la cárcel de George W. Hill en donde 23 empleados y 11 reclusos estaban en espera de los resultados de la prueba del covid-19, lo que desató la polémica por la posibilidad de que les den la libertad durante esta pandemia.

La improvisación es lo que está rigiendo, y pone en evidencia lo poco preparados que están nuestros funcionarios para una crisis sanitaria como esta, sin embargo, las responsabilidades no quedan solamente en las autoridades; aunque se ha insistido en el aislamiento social y en tomar precauciones; hasta en las mismas farmacias se ven a los empleados incluyendo a los supervisores sin máscaras, ni guantes, porque a su decir no es necesario.

Mientras tanto el Gobernador Tom Wolf daba la orden de usar mascaras en lugares públicos; sin embargo, se puede comprobar por doquier, a trabajadores esenciales de diversos sectores, que no están siguiendo la orden de guardar distancia y sin usar las mascarillas. Los almacenes siguen sin tener muchos de los alimentos de la canasta básica, ni de aseo para desinfectar. Las ordenes de comida online de los supermercados locales entregan la tercera parte de la orden, porque los alimentos están escasos.

Aún falta mayor concientización y acciones concretas para combatir esta Pandemia, pero algunos avances se pueden ver y cada vez son más lo que toman precauciones para protegerse y proteger a los que le rodean; sin embargo, lo que siguen siendo cada vez más vulnerables son los indocumentados, una población que contribuye a este Condado pero que no está recibiendo el apoyo económico ante la perdida de sus precarios trabajos. Muchos de ellos por miedo tampoco acuden al médico para que le hagan la prueba. Las organizaciones locales que usualmente apoyan esta comunidad vulnerable parecen también inmovilizadas.

Delaware es un condado que tiene mucho por hacer y al igual que otros lugares existen diferentes puntos de vista respecto a lo que es correcto hacer. Esta pandemia pasara y el tiempo dirá lo que lo que se hizo bien, lo que se pudo hacerse mejor, lo que dejamos de hacer, y muchos pagaran el precio de esas decisiones conscientes e inconscientes.

Si desea continuar abrir la conversación comuníquese: liliddesigns@gmail.com o texto 610.8006583.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here