El representante estatal dominico-americano Danilo Burgos (atrás a la derecha), patrocinador principal de la propuesta HB 279. Al frente, el representante republicano del Estado de Pensilvania, Tim Hennessey, presidente del comité; y a su lado el demócrata Mike Carroll, subdirector general de la Oficina de Transporte, Infraestructura y Sostenibilidad de Filadelfia. (Foto: Cortesía/Leticia Roa Nixon)

Harrisburg, PA – El Comité de Transporte e Infraestructura de la Cámara de los Estados Unidos realizó una audiencia el 11 de agosto acerca de la propuesta HB 279, concerniente a las licencias de conducir para todos, sin importar el estatus migratorio del solicitante.

En el primer panel de testimonios estuvo Kurt Myers, subsecretario de servicios de conductores y vehículos del Departamento de Transporte de Pensilvania (PennDOT), y Cherly Cook, subsecretaria del Departamento de Agricultura. PennDOT apoya el concepto de la legislación porque “el enfoque primario de nuestro Departamento es la seguridad en las calles y carreteras, y se requeriría que los residentes indocumentados cumplan con los requisitos de las pruebas de manejo”. Según Myers, su Departamento considera que la propuesta tiene mucho mérito y está dispuesto a trabajar en los detalles de operativo.

“Obtener una licencia implica una prueba de la vista y demostrar conocimiento de las reglas de tránsito. Una licencia también garantiza que los conductores estén asegurados”, aclaró Myers

Por su parte, la subsecretaria Cook precisó que la agricultura es una industria de $81.5 billones en el estado. Los trabajadores agrícolas migrantes y de temporada son esenciales, no solo para la agricultura, sino también para las comunidades que esta industria alimenta, fortalece y protege. “Asegurar que todos los trabajadores en Pensilvania, sin importar su estatus migratorio o de ciudadanía, si califican, puedan solicitar y obtener una licencia de conducir. Esto es un paso lógico para sostener la fuerza laboral del Estado”, señaló. Además, puntualizó que los estados circundantes como Nueva York, Nueva Jersey, Maryland y Delaware ya abrobaron esas licencias de manejo para los inmigrantes.

En el segundo panel dieron su testimonio Desi Burnette, coordinadora estatal del Movimiento Inmigrantes Líderes de Pensilvania (MILPA); Hannah Smith Brubaker, directora ejecutiva de la Asociación de Agricultura Sostenible de Pensilvania (PASA); Julissa Morales, Coordinadora Juvenil de Derechos Humanos de MILPA; Coumba Faye, organizadora de Movimiento Nuevo Santuario (NSM); Muhammad Maisum Murtaza, investigador asociado del Centro de Investigación Keystone (KRC); Kyle Rivers, especialista de abogacía de Abogado Especial Designado por el Tribunal (CASA); y el abogado Muneeba Talukder, de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

Smith Brubaker también apoyó la propuesta HB 279 para trabajadores indocumentados que durante la pandemia mantuvieron a la agricultura. Muchos de ellos tienen niños nacidos en los Estados Unidos. “Estas familias están en nuestras carreteras, en nuestras escuelas, yendo de compras con nosotros y pagando impuestos”, dijo. Por su parte, Coumba Faye mencionó acerca del impacto psicológico en los pequeños, “Los niños de padres indocumentados padecen ansiedad porque sus padres pueden ser deportados”.

El Comité de Transporte e Infraestructura de la Cámara de los Estados Unidos podrá ahora sugerir cambios a la propuesta HB 279. Impacto le dará seguimiento a este proceso legislativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here