El COVID-19 ha afectado desproporcionadamente a la comunidad latina y otras comunidades minoritarias. FOTO EFE

Garnet Valley, PA – El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) reportó información provisional en términos de las muertes causadas por COVID-19 con relación a raza y etnicidad.  A nivel nacional, el porciento de muertos que son latinos es el 16.6%.  Cuando toman en consideración las áreas geográficas donde hay brotes, el porcentaje sube al 26.8%.  Esto quiere decir que potencialmente más de una de cada cuatro muertes por COVID-19 es latino.  En el estado de Pensilvania, donde la población latina es un 7.6% de la población total, el 5.8% de las muertes causadas por COVID-19 es en personas latinas.  Sopesando por áreas geográficas el numero sube a 11%.  Estas cifras son del 13 de mayo.  Los números reportados por la ciudad de Filadelfia a principios del mes es de 11%, similar a la cifra del estado.

¿Por qué es nuestra comunidad más susceptible?  El Dr. Eliseo Pérez-Stable y sus colegas del Instituto Nacional de Salud de Minorías y Disparidades de Salud (NIMHD por sus siglas en inglés) en su artículo del 11 de mayo publicado en la revista médica “Journal of the American Medical Association” menciona dos razones.  Una de ellas es la incidencia de condiciones preexistentes en nuestra población.  Enfermedades como diabetes, enfermedades cardiovasculares, asma, VIH, obesidad y enfermedades de los riñones y el hígado son muy comunes.  Todas estas condiciones están relacionadas con casos más severos y muerte en pacientes de COVID-19.  Otra posible razón es que en centros urbanos se vive en áreas más llenas de gente, tanto en las casas como en el barrio.  También, muchos latinos trabajan en empleos esenciales donde continúan trabajando con el público, potencialmente exponiéndose a la enfermedad.  La inseguridad de alimentos y el estrés empeoran la situación.

No todo es negativo.  Adriana Pérez de la Universidad de Pensilvania quien trabaja en el Programa De Cuidado Inclusive para Envejecientes (PACE por sus siglas en inglés) indica que una ventaja de la comunidad del norte de Filadelfia es que los empleados del área de salud reflejan la diversidad de la población.  El recibir cuidado por alguien que habla español hace una gran diferencia.  Individuos y organizaciones se han dado a la tarea de proteger a la comunidad latina con educación.  La distribución de información sobre el COVID-19 en folletos en español es una ayuda.  La Sociedad de Profesionales Médicos Ibero Latinoamericanos ha creado videos en español disponibles en su canal de Youtube.  Es imprescindible educarnos.

Más estudios son necesarios para entender el COVID-19 y desarrollar intervenciones efectivas para comunidades específicas.  Este tipo de intervención ayudaría no solo si hay un resurgir de esta enfermedad, sino que también en general para disminuir las disparidades de salud. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here