Vista del A3B Puerto Rico Ventilador, un aparato de respiración asistida para casos de emergencia creado por la empresa AutoPak. EFE/AutoPak

San Juan. – Cien por ciento puertorriqueño y con el conocimiento de una empresa suministradora de la industria farmacéutica de la isla, ha nacido el A3B, un ventilador para aquellos enfermos graves por COVID-19, la enfermedad que produce el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 y que registraba más de 2.500 casos en Puerto Rico a inicio de la semana.

El «A3B Puerto Rico Ventilator» dispone de las funciones básicas de un respirador, pero menos «invasivo» para la salud del paciente. El presidente de Autopak, el ingeniero Ignacio Muñoz, explicó a Efe que el objetivo es que este dispositivo ayude a personas con dificultades respiratorias que sufren coronavirus y evitar así conectarlas a un respirador de intubación clásico, un aparato mucho más agresivo para la salud de los enfermos. A su vez, destacó que demuestra las capacidades de la industria y el «saber hacer de la isla» y sus trabajadores. El ingeniero, cuya compañía se dedica actualmente a la automatización de maquinaria que utilizan las compañías farmacéuticas con presencia en la isla, no dudó ni un minuto en dedicar toda la experiencia de su empresa para ponerla a favor del desarrollo de este respirador que hoy ya es una realidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here