Inmigrantes dominicanos pagan hasta 10.000 dólares para llegar a los EE. UU. (Foto archivo EFE)

San Juan. – El número de inmigrantes que tratan de llegar de forma irregular a la costa de Puerto Rico en embarcaciones tipo yola, atestadas de personas y no aptas para la navegación, sigue aumentando, informó al inicio de la semana la Patrulla Fronteriza (CBP).

El comunicado detalla que las embarcaciones conocidas como yolas continúan siendo utilizadas para traficar con personas hacia Puerto Rico, a pesar de los problemas derivados del COVID-19.

El CBP detalló que el pasado domingo agentes de la Patrulla Fronteriza, la Policía de Puerto Rico y la Policía Municipal de Isabela detuvieron a cuatro inmigrantes indocumentados después de desembarcar en la playa Middles, en el municipio de Isabela.

La pasada semana, un total de 66 inmigrantes indocumentados fueron detenidos por autoridades en el mar, bajo la Iniciativa de la Frontera del Caribe (CBIG, en inglés) y fueron repatriados a la República Dominicana.

El comunicado subraya que en plena pandemia de COVID-19, traficantes de personas continúan exponiendo a inmigrantes al virus, forzándolos a viajar apiñados en las yolas durante las 12 horas o más que dura el trayecto de 100 kilómetros entre la isla de La Española y Puerto Rico.

«Los traficantes de personas son criminales sin escrúpulos, que se enriquecen sin tener en cuenta el peligro que representa el viaje», aseguró Xavier Morales, jefe del Sector Ramey de la Patrulla Fronteriza.

«Ellos tratan a los inmigrantes como mercancía que se puede perder en el trayecto, y no les importa el sufrimiento de las familias que pueden perder un ser querido«, dijo Morales.

Señaló que los traficantes demandan desde 1.000 hasta 10.000 dólares por persona, por transportarlos ilegalmente hacia Puerto Rico.

Además, denunció que aprovechando el hecho de que los inmigrantes indocumentados se sienten indefensos ante su situación, individuos y organizaciones criminales les someten a explotación sexual o a trabajos forzados, expresiones de la trata de personas, catalogada una forma moderna de esclavitud.

El comunicado recuerda que el tráfico de personas es una industria multimillonaria de la que solo se enriquecen organizaciones criminales.

«Los inmigrantes nunca deberían arriesgar sus vidas y desperdiciar sus ahorros de una vida entera para pagar dinero, ganado duramente, a traficantes que no respetan la vida humana al intentar la larga y peligrosa travesía hacia los EE.UU.», agregó Morales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here