Los senadores Marco Rubio, en primer plano, y Bob Menéndez durante una rueda de prensa, en enero de 2013. (Foto: Archivo VOA)

Washington, EE.UU. – Un grupo bipartito de senadores estadounidenses realizó un llamado al gobierno del presidente Joe Biden para que centre su esfuerzos en América Latina una vez llegue el momento de compartir vacunas contra la COVID-19.

En una carta dirigida a la Casa Blanca, encabezada por los senadores demócratas Bob Menéndez y Tim Kaine y el republicano Marco Rubio, los legisladores señalan que «las naciones de América Latina y el Caribe son de las más golpeadas por la pandemia» y advierten «de la rápida propagación» del nuevo coronavirus por la región, debido a las nuevas variantes.

En un comunicado conjunto, los senadores informaron que su intención es instar al gobierno a desarrollar «una estrategia integral que aborde la grave crisis del COVID-19 en América Latina y el Caribe y se enfoque en el acceso a vacunas para los países en desarrollo en las Américas».

«Mientras la pandemia continúa arrasando varios países de la región, América Latina y el Caribe ya constituyen aproximadamente un tercio de la cifra total de muertos a nivel mundial a consecuencia del COVID-19», subraya el texto, que cita, específicamente, los casos de República Dominicana, Haití, Jamaica y las Bahamas.

En un momento en que la Casa Blanca ya afirma que el país «está pasando página» y dejando atrás la pandemia, la administración se enfrenta a la situación de que la oferta de fármacos comienza a ser mayor que la demanda, una tendencia agravada por el escepticismo de algunos estadounidenses, lo que ha llevado al presidente Biden a mostrarse abierto a comenzar a compartir vacunas con otros países, algo que ya llegó a hacer en una ocasión con México y Canadá. 

El pasado 11 de mayo, el mandatario aseguró que las autoridades cuentan con un gran stock de vacunas, «muchísimas», por lo que insistió en su compromiso de «enviar» millones de vacunas al extranjero.

“No estamos usando AstraZeneca, y me he comprometido a enviar 60 millones a otros países, nuestros países vecinos, que necesitan vacunas desesperadamente», argumentó. “Tengo al 40% de los líderes mundiales llamando para preguntar si podemos ayudar y lo vamos a intentar».

En este sentido, el grupo de senadores, le hizo un último llamamiento a Biden en su carta, con fecha del jueves, 14 de mayo: «Resulta clave que Estados Unidos redoble sus esfuerzos para garantizar que los más vulnerables en el mundo se vacunan».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here