Cuando la Pobreza emerge El futuro se Vuelve incierto

Newark, DE – Es ahora cuando la pobreza llama a la Puerta de quienes hasta hace unos meses tenían vacaciones, empleos, negocios y un plan de ingresos “clase media-pobre” en algunos casos.

 Así son las cosas, la pobreza se cierne sobre más y más personas que hacen malabares para rendir el dinero para evitar contagiarse en las calles, en los supermercados; mientras otros que no tienen nada, van a buscar lo poco que la comunidad les brinda: pequeña dosis de asistencia social (centros comunitarios, familias solidarias que accionan, donaciones, voluntariado, etc.), trabajos que antes eran mal pagos y con la posibilidad de que ahora están peor, condiciones de deterioro de vivienda, educación a veces desprovistos del equipamiento, salud, transporte y seguridad.

El miedo surge cuando cae la noche y al día siguiente nos damos cuenta de que la comida se acaba, cuando con dinero en las manos sales a buscar algo y no hay nada; entonces, recuerdas que el dinero no se come, por lo que ahora muchos quieren gritar al gobierno y nos damos cuenta de que tampoco podemos hacerlo.

Esta es la triste y real historia del indocumentado, pagamos impuestos y, sin embargo: ¡Dónde está mi subsidio! ¡Dónde está mi ayuda! ¡Yo también necesito! ¡Yo también estoy aquí! El COVID-19 parece quitar las telarañas mediáticas y deja al descubierto la realidad: ¿Quiénes serán o están siendo los más afectados? Seguramente, los pobres indocumentados, los mismos que trabajan 10, 14, 18 horas 7 días a las semanas, los mismos a los que les pedimos pagar sus impuestos a tiempo.

Estos son los números: Los inmigrantes indocumentados contribuyen con 11.744 billones de dólares al año.

Estos mismos indocumentados pagan aproximadamente el 8% de sus ingresos, un contribuyente promedio paga 5,4%. Son los abandonados por el sistema económico que nos rige (datos numéricos de la ITEP).

¿Qué pasará después del Coronavirus? Quién sabe, no podemos predecir el alcance que la pandemia desencadenará en el mundo.

La realidad es que la economía de Estados Unidos perdió 701,000 empleos, según la Oficina de Estadísticas Laborares. Es la primera vez que la economía pierde empleos en un mes desde septiembre de 2010. El mes pasado fue el peor para los empleos estadounidenses desde marzo de 2009.

La tasa de desempleo subió hasta 4.4%, desde el registro previo de 3.5%, que era el mínimo en casi 50 años. Además, es la tasa de desempleo más alta desde agosto de 2017 (datos CNN).

Pese a las medidas que puedan adoptar los organismos internacionales y el gobierno para minimizar las consecuencias de la parálisis económica, nadie puede predecir lograremos victoria al enfrentar una crisis mundial a nivel económico.

En conclusión, el COVID 19 ha sacudido a la humanidad en general, recordándonos que tan vulnerables somos y que no distamos mucho de quién está bajo un puente buscando techo y comida, porque las clases sociales son definidas por las realidades económicas del momento y no por el karma o la información sobre el dólar o los memes de las redes sociales. Si después de todo lo que ocurre llegamos a un mañana siendo victoriosos habremos ganado la batalla contra COVID 19.

Meloimport1517@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here