El presidente de EEUU Donald Trump. EFE/EPA/Doug Mills / POOL/Archivo

Washington, (EFE News). – Los obispos católicos de Estados Unidos urgieron hoy al Congreso y al presidente Donald Trump a que aprueben medidas para que las ayudas de estímulo económico para paliar los efectos de la covid-19 lleguen a los indocumentados, se amplíen amparos migratorios como DACA y TPS y se aseguren que las vacunas son «gratis y para todos».

El programa Justicia para los Inmigrantes de la Conferencia de Obispos Católicos (USCCB), señaló que «aunque el Congreso y el presidente Trump aprobaron en marzo una legislación para mitigar el impacto de la pandemia en las familias, hay aún mucha gente que no recibió el socorro que mucho necesitan».

«Tenemos que hacer más para asegurarnos que nadie queda abandonado y que a todos se les da la oportunidad de encarar y superar los desafíos de la covid-19», indicó el mensaje. «Como católicos tenemos la vocación especial de ser una iglesia para todos los hijos e hijas de Dios».

En abril la Cámara de Representantes, con mayoría demócrata, aprobó un segundo conjunto de medidas, pero el Senado, donde la mayoría la tienen los republicanos, ni siquiera ha considerado esa legislación ante la incertidumbre sobre la posición final de Trump al respecto.

Mientras siguen aumentando los casos confirmados, las hospitalizaciones y las muertes por covid-19 y varios de los programas de ayuda contenidos en el paquete de medidas de marzo se aproximan a su fin, el Congreso sigue discutiendo los detalles de una segunda entrega de ayuda de emergencia sin que se sepa bien si Trump la promulgará.

«Instamos al Senado a que actúe con otro paquete de alivio en los días que restan de esta legislatura, ya sea como parte de la ley de presupuesto o como leyes separadas», señala la carta episcopal que apunta varios reclamos específicos.

Los obispos pidieron que se asegure que las familias en la cual uno de los adultos sea inmigrante indocumentado puedan recibir la asistencia aprobada para el resto de la población. La legislación de marzo ha dejado sin ayuda a miles de familias en las cuales el padre o la madre son indocumentados.

Asimismo los jerarcas eclesiásticos pidieron que se extiendan automáticamente los permisos de trabajo y los plazos de renovación de visas para los refugiados, así como los programas de amparo migratorio para los jóvenes que entraron ilegalmente al país de la mano de sus padres (DACA) y para los ciudadanos de países afectados por conflictos armados o desastres naturales (TPS).

El Congreso y el gobierno, añadieron los obispos, deben «proporcionar, sin costo, las pruebas, tratamiento y vacunas de la covid-19 para todos, sea cual sea su estatus de inmigración, ya que éste es un asunto de salud pública que impacta colectivamente a todos los miembros de nuestra sociedad».

Según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos se aproxima rápidamente a los 15 millones de contagiados y los 300.000 muertos por la enfermedad de la covid-19, y la comunidad latina es la más afectada de todas.

El 24 % de los positivos confirmados de coronavirus en EE.UU. es de origen latino, cuando esta comunidad solo representa el 18 % de la población del país, según cifras de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here