En Estados Unidos, cada año se diagnostican cerca de 10 mil nuevos casos de esclerosis múltiple, en su mayoría adultos jóvenes. (Foto: Pexels)

En el número anterior de Impacto, comentamos el lamentable caso de Toyo Rodrigo, un líder comunitario que, recientemente, fue diagnosticado con esclerosis múltiple. Un padecimiento que se le conoce como la enfermedad de las mil caras porque los síntomas con los que se manifiesta son muy variados y con diferente intensidad entre los pacientes.

¿QUÉ ES?

La esclerosis múltiple es una enfermedad degenerativa y crónica del sistema nervioso. Es considerada un padecimiento autoinmune porque el sistema inmunológico de un individuo degrada la mielina de su propio sistema nervioso.

La mielina es una capa gruesa blanquecina, formada por sustancias grasas y proteínas, que envuelven a los axones de las neuronas, los cuales son unas extensiones de estas células como si fueran brazos, formando vainas con forma de salchicha o de rollito. Estas vainas de mielina tienen la importante función de permitir la transmisión de impulsos nerviosos de manera rápida y eficiente entre las células nerviosas del cerebro y la médula espinal, y a su vez toda la red nerviosa del cuerpo.

¿Qué pasa con nuestro sistema nervioso cuando se daña o se destruye la mielina?

Si le quitáramos sus vainas de mielina a un axón, las señales eléctricas que viajan por él irían mucho más lentas o, incluso, podrían perderse en el camino, interrumpiendo la comunicación entre el cerebro y el cuerpo. El término “esclerosis múltiple” se refiere a las múltiples cicatrices (esclerosis) que resultan de la destrucción de las vainas de mielina. Esta destrucción se llama desmielización, y puede implicar que los impulsos nerviosos que circulan por las neuronas se vean entorpecidos o directamente interrumpidos, con el consiguiente mal funcionamiento de órganos o músculos del cuerpo.

A nivel mundial, más de dos millones de personas sufren esclerosis múltiple. En Estados Unidos existen aproximadamente 914 mil casos de esclerosis múltiple, en su mayoría adultos jóvenes; y cada año se diagnostican cerca de 10 mil nuevos casos (Manual Merck, 2021).

SÍNTOMAS

Los signos y síntomas de la esclerosis múltiple varían según la magnitud y el número de lesiones de la mielina; depende de la localización, la extensión, y la gravedad de los nervios afectados. Frecuentemente, se presenta dolor, fatiga y falta de coordinación. Algunas personas con esclerosis múltiple grave pueden perder la capacidad de caminar sin ayuda o de caminar por completo, mientras que otras pueden experimentar largos periodos de remisión sin que aparezca ningún nuevo síntoma. Los problemas de visión también son frecuentes en estos pacientes, como la pérdida de visión parcial o completa, por lo general en un ojo, y a menudo con dolor al moverlo; visión doble prolongada y visión borrosa.

¿CÓMO SE CURA?

La esclerosis múltiple no tiene cura, y se desconoce qué la causa. No obstante, de acuerdo con la Clínica Mayo, algunos tratamientos ayudan a acelerar la recuperación de los ataques, cambiar el curso de la enfermedad y controlar los síntomas. La fisioterapia y los medicamentos que inhiben el sistema inmunológico pueden aliviar los síntomas y reducir la velocidad de la progresión de la enfermedad.

El avance, la gravedad y los síntomas de la esclerosis múltiple varían de persona a persona y no se pueden predecir. Hoy en día, los nuevos tratamientos y progresos en la investigación están llenando de esperanza a las personas afectadas por esta enfermedad. Algunas recomendaciones que se dan a los pacientes para aliviar los síntomas son descansar mucho, hacer ejercicio moderado, no exponerse al sol o a ambientes que incrementen la temperatura corporal, mantener una dieta balanceada y, en la medida de lo posible, reducir el estrés.

Para la esclerosis múltiple progresiva primaria, el tratamiento con el ocrelizumab (Ocrevus, un medicamento de anticuerpos monoclonales humanizados) es la única terapia modificadora de la enfermedad aprobada por la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de los EE. UU.) que puede disminuir el deterioro cerebral en los pacientes.

Los aspectos sociales, económicos y laborales, las repercusiones personales y familiares, pueden producir un descenso notable en la calidad de vida de los pacientes, por lo que es importante abordar la enfermedad no solamente desde el punto de vista médico, sino tratar también la afectación social, familiar y psicológica.

El 30 de mayo de 2021, se conmemoró el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

Para obtener más información puedes consultar la pagina de la Sociedad Nacional de la Esclerosis Múltiple https://www.nationalmssociety.org/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here