Las autoridades dominicanas comenzaron a distribuir la tercera dosis el pasado 1 de julio, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido a los países que no lo hagan en especial para evitar un acaparamiento innecesario de las vacunas. (Foto: EFE/Archivo)

Hoy, son tres países de América Latina los que están aplicando una tercera dosis de refuerzo contra la COVID-19. República Dominica, Chile y Uruguay; estos dos últimos países tienen las tasas de vacunación más altas del continente. Pero ¿estamos seguros de que solo será una tercera?, ¿y si no es la última?, estas son algunas de las preguntas que me hago respecto a la decisión que se ha tomado en la isla quisqueyana.

El presidente Luis Abinader dijo que, gracias a la tercera dosis de vacunas contra el coronavirus, en el país se “han salvado muchas vidas”. Él mismo anunció que un estudio llevado a cabo por el Ministerio de Salud Pública reveló que no hay un solo caso de personas con tercera dosis que haya sido ingresada a un hospital, y solo un 0.1% de ellos ha dado positivo, pero con cuadros asintomáticos, por lo que exhorta a la población a seguir vacunándose como única garantía de volver a la normalidad. Al respecto, el ministro de Salud Pública, Daniel Rivera, aclaró: “lo que buscamos es una cobertura extra contra las variantes, para aumentar los anticuerpos entre los pacientes y evitar reinfecciones y hospitalizaciones”.

El mandatario también sostuvo que se encuentran en una posición privilegiada con la más baja letalidad, el menor número de contagios, y una reducción de los internamientos. Mencionó que son casi 600.000 los dominicanos que se han puesto la tercera dosis, siendo él uno de ellos. No obstante, expresiones como “no me pondré la vacuna”, “ya me puse la primera dosis no me pondré la segunda”, “ya tengo mis dos dosis no me pondré la tercera”, son respuestas dadas por muchos dominicanos. Algunos dicen que hasta que países como Estados Unidos o China implementen esa medida no se la pondrán, quizás por temor o porque no están seguros de qué hacer.

Seguimos avanzando, pero el virus y sus variantes siguen propagándose, así que necesitamos vacunarnos lo antes posible; pero en mi opinión, hasta que la población no se vacune con su primera y segunda dosis, o hasta que aquellos países que están retrasados con la administración de sus vacunas por falta de dosis y no hayan avanzado un poco más, no debería haber disponibilidad de una tercera, como expuso la OMS: “así se evitará el acaparamientos de vacunas”, y habrá una mayor equidad en el reparto de dosis a nivel mundial.

Para mí, está más que claro que una tercera dosis de refuerzo contra la COVID-19 mejorará significativamente la protección frente a esta enfermedad, pero ¿seguros que será la última?; esperemos que sí.

¡Vacúnate! ¡Y Que el impacto del Señor nos mantenga el pulso equilibrado!

Emma_martinez10@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here