El sentido de nuestro himno

“Quisqueyanos valientes, alcemos nuestro canto con viva emoción, y del mundo a la faz ostentemos nuestro invicto glorioso pendón”.

Reading, PA – Esto se merece una opinión; y ojalá todos los dominicanos le pongamos atención. Me refiero al anuncio que dio hace varios días el Ministro de Educación en la República Dominicana, Roberto Furcal, y que ha causado revuelta, con opiniones a favor y otras en contra.   Se informó que parte del perfil que debe tener un bachiller para graduarse en República Dominicana, será saber completo el Himno Nacional Dominicano y conocer los símbolos patrios.

Esto provocó asombro, porque algunas personas asumen que el himno nacional se canta diariamente en los centros educativos; y es que mientras había educación presencial, los estudiantes organizados en filas antes de iniciar la jornada educativa lo entonaban; y hoy en día cada transmisión de las clases a distancia inicia con el Himno Nacional.

¿Todos los centros educativos tienen la costumbre de cantar el himno nacional previo a iniciar las clases, como es debido?  La triste respuesta es que no, y no tan sólo hay estudiantes bachilleres que desconocen el himno nacional, también hay universitarios y aun licenciados y personas con postgrados, que no lo saben interpretar bien porque cambian una palabra por otra, o no se saben la melodía ni siquiera de las primeras cuatro estrofas, que son las que se cantan con más frecuencia.

La intención del ministro de Educación al emitir esas palabras no es básicamente que los estudiantes memoricen las letras del himno nacional de forma mecánica. Más bien es que al conocer la letra, puedan adentrarse en lo significativo que es, el poder haber logrado nuestra identidad como dominicanos y poder, desde el lugar donde cada uno se encuentre, luchar por nuestra democracia, y por lo que somos, así como darle valor, a lo que le costó tanto a nuestros patriotas.

“Aprender el Himno Nacional (más que memorizarlo), el significado de sus letras, el contexto en que surgió y su valor en nuestra identidad como nación, es parte de la Educación Moral y Cívica que impulsamos con las Cátedras Ciudadanas, tras el propósito de graduar ciudadanos”, puntualizó textualmente Fulcar.

Para mí es una excelente decisión, auguramos éxitos generalizados, pues donde existe un ciudadano patriótico, el porvenir es mejor.

Que el impacto de Jesús en nuestras vidas nos mantenga el pulso equilibrado. ¡Un abrazo!

Con la colaboración de Milka Capois
emma_matinez10@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here