Cuida tu corazón

Reading, PA- Durante toda mi carrera como psicóloga, me he dedicado a hablarle a los demás sobre motivación, amor al prójimo y buen trato, aspectos que generan un cuidado especial para el corazón como órgano físico y emocional. Cuando nos hieren o nos traicionan nos sentimos decepcionados o defraudados por quien lo hizo, y cuando esto pasa continuamente, como seres humanos que somos, nos cansamos. Entonces, y por la tendencia al cambio, desde nuestra óptica, creamos una armadura, una coraza en nuestro corazón, tratando de alejar a todos para no volver a sentirnos decepcionados (o el miedo a volver a ser heridos), y eso hace que alejemos a las personas por el temor a que no nos vuelva a suceder.

Cuando una persona te demuestra su amor a pesar de lo duro que eres, y ella decide quedarse, es porque algo maravilloso está actuando en ella, y quiere que dejes tu pasado atrás y sigas hacia el futuro con la mejor cara y con un corazón libre de ataduras.

Dios puede penetrar en ese corazón duro y frío con su amor. Y cuando por fin lo dejamos entrar de nuevo, entonces empieza un proceso lento y doloroso, pero que no termina allí, si no que comienza a sanar nuestras heridas con su amor, paciencia, misericordia y, eventualmente, nos empieza a ablandar el corazón. Pero Dios también nos manda ayuda humana, para que veamos que no todas las personas son iguales y que sí hay personas que tienen un corazón con amor del bueno, y eso significa que tienen a Dios con ellos. Ni las políticas públicas mal organizadas, ni el mal manejo de las instituciones y de nuestros fondos públicos ha podido cambiar el corazón de los dominicanos; y el mejor ejemplo de esto es que cada 4 años volvemos a elegir nuevos líderes, con la esperanza de cambios y de mejoría.

Solo les digo, tratemos de no alejar a esas personas que están ahí para nosotros, demostrándonos su amor a pesar de las veces que nos mostramos fríos o indiferentes con ellos para tratar de alejarlos y, sin embargo, por más que lo intentamos, ellos permanecen allí, a nuestro lado, apoyándonos, queriéndonos y amándonos a pesar de todo, eso es amor y amor del bueno. Que el impacto de JESÚS en nuestras vidas nos mantenga el pulso equilibrado.
¡Un abrazo!
emma_martinez10@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here