El mejor pan de naranja del mundo. (Foto Alicia González)

Con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), quise escribir una nota acerca de un personaje destacado del sexo femenino. Y vinieron a mi mente varias personalidades. Sin embargo, las célebres mujeres de la historia no siempre son aquellas reconocidas por su activismo político, sus aportes a la ciencia o a las artes. Muchas de ellas pasan inadvertidas detrás de un delantal, limpiando, cocinando, trabajando fuera de casa, y lidiando con lo que la vida les presenta. Así, decidí escribir sobre Alicia González, la mujer que hace el mejor pan de naranja del mundo, en mi opinión.

Alicia nació en la Ciudad de México hace más de 20 años. Al ser la más pequeña de nueve hermanos, siempre se mantuvo muy unida a su mamá, doña Lupita, de quien aprendió a hacer un pan de naranja muy especial. Un postre que ambas preparaban para conmemorar momentos inolvidables. “El pan me recuerda mi juventud y a mi mamá”, dijo con nostalgia. Su vida no ha sido fácil. Vio partir a su hermano, víctima de cáncer; a su papito querido, como ella le decía; y después, de manera sorpresiva, a su sobrino. Y hace un año, a su mamá, quien no pudo seguir su tratamiento en el hospital debido a la pandemia. Alicia la extraña mucho, y sobrelleva la pérdida con buena actitud, gracias al amor de su familia.

LA RECETA DE LA VIDA 1
Alicia González y su mamá, doña Lupita. (Foto Alicia González)

La receta del éxito

Cuando la pandemia estalló, ella y su esposo no pudieron seguir trabajando con la misma regularidad, así que decidió comenzar a vender su pan de naranja, preparándolo con el mismo amor que cuando lo hacía con su mamá. Pronto recibió muchos pedidos. Ella no podía creer el éxito de su pan. Actualmente, con la ayuda de sus hijos adolescentes y de su esposo, lo reparte en diferentes puntos de la ciudad.

Pero ¿qué ha hecho tan exitoso a este pan? “Amor y actitud, esa es la receta secreta”, respondió. “Este pan me ha demostrado lo fuerte que soy. La actitud que pongo al prepararlo me ha dado los mejores resultados, así como en la vida misma”.

Alicia nos comparte la clave del éxito de su pan de naranja: “Antes que nada, con gran actitud esboza una amplia sonrisa, toma un recipiente y con tus manos limpias, ablanda 200 gramos de mantequilla, siente como su dureza se vuelve cada vez más suave. Cuando logres obtener una crema dócil, vierte una taza de azúcar. Aunque la mezcla ya no sea tan suave, sigue batiendo hasta lograr que los ingredientes se integren perfectamente. Ahora, añade cinco huevos completos y continúa batiendo, la mezcla se volverá ligera, agradable. Siente esa sensación entre tus dedos. Sonríe, y poco a poco, lentamente, incorpora dos tazas de harina de trigo con dos cucharadas cafeteras de polvo para hornear. En este momento, necesitarás de tu fortaleza y resistencia, la masa se hará más espesa y será más difícil de mezclar, pero sigue batiendo. Cuando hayas logrado una masa uniforme, agrega la ralladura de una naranja y el jugo de tres. Disfruta del fresco y cítrico aroma. Bate por dos minutos más y listo. Llegó el tiempo de descansar y de ser paciente. Hornea por una hora a 200°C (392°F). Finalmente, corta un trozo y disfruta de tu creación. Siéntete orgullosa de tu esfuerzo y comparte”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here