Valeria y Zavier mostrando el póster con los resultados del proyecto “Calidad del agua en los arroyos alrededor de Norristown”.

Norristown, P.A. – El pasado 22 de abril se celebró el Día Mundial de la Tierra, una fecha que pretende generar conciencia en los seres humanos acerca de la importancia del cuidado de la naturaleza y los seres vivos. Situación en la que, los niños han sido los más preocupados y ocupados en cuidar su entorno. Están convencidos de que es clave cuidar todos los ecosistemas del planeta porque de ellos depende la salud de los seres humanos, animales, plantas y todas las formas de vida.

En este contexto, un grupo de jóvenes de la clase de Justicia Ambiental del Centro de Cultura, Arte, Trabajo y Educación (CCATE), llevaron a cabo el proyecto “Calidad del agua en los arroyos alrededor de Norristown”, en el cual analizaron químicamente la calidad del agua del río Schuylkill y de otras fuentes cercanas. El proyecto fue liderado por el Dr. Kabindra Shakya, de la Universidad de Villanova, con apoyo de las maestras de Ciencias Ambientales de CCATE, Caitlin Brady, Gilliam Lorenzo, Diana Lugo, y de la que también yo formo parte.

La clase estuvo conformada por cinco alumnos de secundaria y preparatoria, entre los grados 5 y 9, quienes estudiaron y aprendieron temas sobre ciencia y la problemática de la contaminación del aire, del agua y del suelo. El objetivo de la clase fue analizar la calidad de estos elementos en la localidad de Norristown. El 28 de abril, en las instalaciones de CCATE, se presentaron los resultados del primer estudio que llevaron a cabo, el cual involucró el análisis del agua del río Schuylkill, de Port Indian Creek y Collegeville.

Niños trabajando a favor del ambiente 1
Análisis químico de las muestras de agua.

Los alumnos fueron dirigidos para que ellos mismos realizaran los análisis químicos, donde aprendieron a usar equipo y material de laboratorio. En algunos casos, era la primera vez que estaban en contacto con este tipo de instrumentos científicos, como vasos de precipitados, tubos de ensayo, pipetas automáticas, probetas, medidores de acidez y de elementos químicos del agua.

Rafael Avelino-Castillo, Valeria Ledesma-Lugo, Brandon Nepomuceno, Luis Vargas-Hernández y Zavier Wedderburn, determinaron que la cantidad de nutrientes como nitrógeno, fósforo, azufre, y el nivel de acidez del agua son aceptables, de acuerdo con las normas de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, siglas en inglés) de los Estados Unidos. Por lo que concluyeron que la calidad del agua del río Schuylkill y las otras localidades es aceptable, lo que significa que no genera ningún peligro para las formas de vida presentes. Durante su exposición expresaron estar muy contentos con esta actividad, ya que para ellos fue muy importante realizar este estudio.

Niños trabajando a favor del ambiente 2
Análisis químico de las muestras de agua.

Al respecto, Luis comentó que le gustó mucho ser parte de esta clase porque aprendió mucho acerca de cuidar nuestros recursos y no contaminarlos. “En materia del agua, aprendí cómo podemos saber si el agua está contaminada o no, y saber si la podemos usar; y lo importante que es no tirar basura en la calle, ni en ningún lugar”, añadió. Por otro lado, Valeria dijo: “He adquirido una conciencia más profunda acerca del impacto que la contaminación del ambiente tiene en los seres humanos y su interrelación con todos los recursos naturales”.

Durante el curso, Rafael mostró mucho ánimo y disposición para aprender a manejar los equipos empleados. En tanto que, Brandon y Zavier demostraron especial habilidad para manejar el material de laboratorio. De hecho, Zavier expresó su motivación para encaminar sus estudios hacia una carrera científica.

En la presentación estuvieron presentes profesores de la Universidad de Villanova, del Centro Audubon, del Centro Schuylkill para la Educación Ambiental, de CCATE y familias de la comunidad de Norristown.

¡Enhorabuena para estos jóvenes estudiantes!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here