Dios, el PADRE a quien dirigimos nuestra oración

Delaware County, PA – Una de las bendiciones del COVID-19 es la oración, sin lugar a duda después de hablar muchas personas y ser parte de cuantiosos grupos de oración, -que se han fundado durante esta pandemia-, es el acercamiento a el creador de la vida, al ser superior o supremo, que muchas personas creen. En mi caso es Dios. Esa relación directa y de intimidad ha emergido aún más fuerte debido a la necesidad de creer y encontrar un consuelo a la realidad que se vive, a la vulnerabilidad en que nos encontramos y a la incertidumbre evidente de lo que nos depara el futuro en cuanto a este nuevo estilo de vida.

La combinación de los últimos acontecimientos que se han prestado como cascada “el COVID-19, la muerte de George Floyd y los ataques de vandalismo” dejaron salir miedos, instintos de supervivencia, hábitos nocivos, emociones reprimidas, intolerancia y más. Pero aun en medio de ese panorama muchos eligen darle bienvenida al amor, a la espiritualidad, a la esperanza, a la unidad, y a la solidaridad logrando la sanación no solo personal sino de su entorno; a través de la oración.

¿Muchas veces nos preguntamos cuál es la forma correcta de orar? O pensamos que es algo que solo pueden hacerlo algunos y definitivamente no es así.

Esa práctica es para todos aquellos que quieran abrir el corazón a su Creador. Según el portal online www.comoorar.com lo primero es hablar y escuchar a Dios. Es un diálogo y una conversación desde el corazón. Este portal cita que hasta los mismos discípulos le preguntaron a Jesús que les enseñara a orar. Así que si usted no sabe cómo hacerlo no se sienta avergonzado por ello, que, si los discípulos que estaban tan cerca a Él y tenían dudas de como orar, es natural que usted se lo cuestione. Lo segundo es establecer una relación directa y de intimidad con Dios. Aprender a conocerle y eso se logra con la diaria comunicación que tenga con Él. Lo tercero es el entender que no hay límite de lugar y tiempo para poder orar. Lo más importante es concentrarse durante ese tiempo en Él con un corazón sincero y espontáneo.

Además, en estos tiempos hemos visto cómo las herramientas digitales han ayudado a que los creyentes continúen su vida espiritual sin interrupción.

¿Cuál es la forma más sencilla de orar?

Eso no tiene un manual sin embargo aquí les comparto como yo lo hago

  • Agradezco de corazón por todo lo recibido y aun por los retos.
  • Pido perdón por todo lo que hice o dejé de hacer que haya causado cualquiera situación adversa.
  • Para hacer una petición usualmente la hago una sola vez y empiezo a agradecer como si ya estuviese manifestada. Se visualiza, se sienten las emociones vivas logrando la alineación y vibración correcta.

El primer día de la protesta que comenzaron pacíficamente y terminaron en actos de vandalismo en Filadelfia, no pude dormir sino hasta las 4:00 de la madrugada buscando la manera de enviar la única energía más poderosa que existe y es la del “Amor”. Durante horas ore, medite y recreé lo que para mí es el mundo ideal de la ciudad del “Amor Fraternal”. Diseñe un tablero de los sueños, de la visión, de la acción y de la manifestación para revertir lo sucedido. Esta es una herramienta poderosa para co-crear nuestra realidad guiados por Dios. Me gustaría invitarlos a co-crear ese nuevo mundo de amor, equidad, respeto, tolerancia porque creo que cada uno de nosotros somos uno en Dios y como Él vive en nosotros podemos manifestarlo en este plano físico.

Contáctanos en liliddesigns@gmail.com
610.800.6583

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here