Bus con beneficiarios del TPS que recorre EEUU llega a Miami en plena campaña

0

Un autobús nombrado «La libertad», que recorre Estados Unidos con inmigrantes despojados del Estatus de Protección Temporal (TPS), arribó a Miami este sábado con una campaña que exige la residencia permanente para quienes perdieron el amparo de este programa y para pedir a los que puedan votar que lo hagan.

La gira nacional del autobús, que partió el 21 de septiembre de Los Ángeles (California) y hasta el momento ha llegado a al menos 11 estados, incluyendo a Florida, es una iniciativa «en respuesta a la decisión de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito sobre las demandas Ramos v. Nielsen».

Así lo indicaron los organizadores del viaje en una conferencia de prensa que tuvo lugar hoy al aire libre en una biblioteca de Little Haití, un barrio de inmigrantes de Miami.

En septiembre pasado, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito revirtió una decisión de 2018 de un juez federal que bloqueó la suspensión del TPS para los beneficiarios de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán.

Esta decisión permite a la Administración Trump seguir adelante «con su esfuerzo por desgarrar y separar a más de 400.000 familias y potencialmente deportar a más de 250.000 niños ciudadanos», indicó un comunicado de Alianza Nacional TPS.

El comunicado recuerda que la mayoría de los beneficiarios del TPS, un programa federal de ayuda a migrantes de países en conflictos armados o perjudicados por un desastres naturales, tienen hasta el 5 de marzo de 2021 para comenzar la repatriación, con la excepción de los salvadoreños que tienen hasta noviembre de 2021.

MÁS DE VEINTE AÑOS VIVIENDO EN ESTADOS UNIDOS

«Tenemos casi 22 años amparados al programa de TPS, desde 1998 en que el huracán Mitch devastó el país», dijo a EFE el hondureño Mardoel Hernández, miembro del comité ejecutivo de la Alianza Nacional TPS, que organiza la gira.

De acuerdo con datos de la Fundación 15 de Septiembre de inmigrantes hondureños, en Estados Unidos hay más de 40.000 personas de ese país beneficiarios del TPS que pueden ser deportados.

Según Hernández, un especialista en bienes raíces que también ha sido camarero y vive en Maryland, el TPS «se ha venido renovando periódicamente hasta 2017 que Trump lo canceló».

«Actualmente el programa está cancelado, nos estamos preparando legalmente para interponer una apelación a toda la Corte el Noveno Circuito», que tiene su sede en California.

«Está a punto de hacerse, probablemente la próxima semana presentaremos la apelación», adelantó.

Uno de los objetivos del viaje es instar a las personas con derecho al voto que lo ejerzan en las elecciones del 3 de noviembre próximo.

«No podemos votar, no tenemos ese privilegio, pero le estamos diciendo a la comunidad que pueda hacerlo que salga a votar. Hay muchos ‘tepsianos’ -como se les conoce a los beneficiarios del TPS- cuyos hijos (nacidos en Estados Unidos) pueden votar», alentó Hernández.

«No pedimos que voten por un candidato específico, pero sí que lo hagan de una manera responsable, pensando en contra del odio, del racismo y de la separación de familias», añadió.

LA PANDEMIA ES COSA SERIA

Otro de los objetivos es insistir en «la seriedad de la pandemia».

«Nuestra comunidad inmigrante ha sido de las más afectadas. Muchos hacen trabajos esenciales y no tienen opción a veces ni de hacer cuarentena», expuso el activista.

Hernández indicó que ahora solo viajan 18 de los 21 de la Alianza que salieron de Los Ángeles, con la idea de recorrer 32 estados y 54 ciudades, buscando apoyo entre votantes para presionar al Congreso por la residencia permanente.

En el autobús, que parte mañana hacia Carolina del Norte y en el que viajan personas de varias nacionalidades, mantienen el distanciamiento social, dice Hernández.

«Es un autobús muy decorado», resalta el hondureño a punto de partir hacia Fort Lauderdale, donde la tarde de este sábado realizan un encuentro con la comunidad local, 48 kilómetros al norte de Miami.

En medio de una protesta pacífica con el apoyo de la comunidad haitiana de Miami, el activista insistió en «la necesidad» de salir a levantar la voz: «Nuestros países no están en condiciones de recibirnos de vuelta», aseguró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here