Las aventuras de nuestros sueños. (Foto: Stefan Keller, Pixabay)

La Clínica Mayo define a la meditación como una práctica milenaria de cuerpo y mente, en la cual se desarrolla “un enfoque intencional minimizando los pensamientos aleatorios sobre el pasado o el futuro”. El objetivo de la práctica es estar consciente del ahora. Los beneficios ayudan a la concentración, paz interior y reducción del estrés. Las técnicas son muy variadas; aquí comparto algunas alternativas simples de ejecutar.

Escuchar el ciclo de su respiración

Antes de levantarse, tome unos minutos para oír las diferentes tonalidades del silencio. Concéntrese en su respiración y sienta el estado natural y pausado de este ciclo. Dirija su atención a cómo inspira y expira; ahora note el palpitar de su corazón. ¡Agradezca la oportunidad de sentirse vivo! Practicar esta técnica a menudo le ayudará a crear un hábito positivo para mejorar su bienestar. 

Escribir las historias de nuestros sueños

Ejercite este método cada mañana en tan solo cinco minutos. Solo necesita un cuaderno y un bolígrafo para escribir. Muchas veces, cuando nos despertamos, recordamos escenas de nuestras aventuras nocturnas; y el transcribirlas con palabras y dibujos nos ayudará a evocar sentimientos y emociones de nuestro subconsciente. No se desanime si recuerda solo algunas escenas, con el hábito irá descubriendo su imaginación y el conocimiento innato que posee en su interior; así empezará a desarrollar una conexión más profunda con su intuición.

Caminar y ejercitar el poder de la observación 

Preste atención y observe los colores cálidos de las hojas de los árboles. Esos tonos rojizos, borgoñas, anaranjados y amarillos nos invitan a admirar el curso natural de un cambio de estación. Admire los pocos y frondosos árboles verdes; muchos de ellos, por el cambio de clima, están ahora perdiendo su follaje. Disfrute de la lluvia de hojas secas que adorna nuestro camino. ¡Siéntase parte de este universo!

Leer antes de ir a dormir

Abrir las páginas de un libro nos invita a trasladarnos a un mundo creado por el narrador. Los detalles, el estilo de escritura, la descripción del espacio y lugar geográfico nos va ayudando a crear un mundo visual en nuestra mente. Concéntrese en los pormenores; experimente una manera distinta de leer un libro. Tome notas de citas, sensaciones intrínsecas que le evocan en ese momento. Hágase preguntas, y al final de la lectura podrá encontrar esas respuestas a sus incógnitas.

Dedicando solo unos minutos al día, estas prácticas sencillas le pueden ayudar a mejorar su estado emocional y de salud. 

Contacto: LinkedIn @maryluzmarques, Twitter @maryluz_marques.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here