American Latinos in Tokyo. (Foto: Redes)

Los Juegos Olímpicos en Tokio son como ningún otro en la historia. Después de haber sido pospuesto por un año debido a la pandemia, los juegos se llevan a cabo mientras Japón todavía se encuentra bajo un estado de emergencia declarado por el COVID-19. En lugar de miles de espectadores vitoreando desde las gradas, los reporteros y las cámaras son la única audiencia para los atletas que han esperado durante mucho tiempo su oportunidad para competir.

De los 11,360 atletas de todo el mundo, Estados Unidos tiene 621 atletas que representan a su tierra natal en Tokio 2020. Sin embargo, las latinas y latinos en el equipo de EE. UU. son un porcentaje desproporcionadamente bajo del total de la población, sin embargo, este grupo de atletas latinos dedicados y disciplinados, que contribuyen a la diversidad de los atletas olímpicos del país, están allanando el camino para otros latinos que parten desaventajados y sirven como modelos a seguir para lo que se puede lograr.

Entre los estadounidenses latinos olímpicos están:

Anita Alvarez, nadadora de Kenmore, NY

Eddy Alvarez, jugador de béisbol cubanoamericano de Miami, FL

Devin Booker, jugador de baloncesto mexicanoamericano y puertorriqueño de Grand Rapids, MI

Tristan Casas, jugador de béisbol cubanoamericano de Plantation, FL

Angelica Delgado, judoka cubanoamericana de Miami, FL

Rachel García, jugadora de softbol de Palmdale, CA

Jack Lopez, beisbolista puertorriqueño de Rio Piedras, PR

Jennifer Mucino-Fernandez, arquera mexicoamericana de Boston, MA

Pedro Pascual, marinero mexicoamericano de Miami, FL

Yarisel Ramirez, boxeador cubanoamericano de Las Vegas, NV

Yeisser Ramirez, esgrimista cubanoamericano de Brooklyn, NY

Sarah Robles, levantador de pesas mexicano-estadounidense de League City, TX

Alejandro Sancho, luchador cubanoamericano de Miami, FL

Ariel Torres, karateka cubanoamericano de Hialeah, FL

Richard Torrez, Jr, boxeador mexicoamericano de Tulare, CA

Todos estos deportistas tienen diferentes historias de sueños y perseverancia. Tienen entre 18 y 34 años y encontraron su inspiración de diferentes maneras a lo largo de sus vidas, como en el legado de los que han venido antes, comenzando con Ramón “El Nunca Segundo” Fonts Segundo, el cubano que se convirtió en el primer latino en ganar una medalla olímpica. Compitiendo en París en 1900, tenía solo 17 años y fue el primero en llevarse la medalla de oro en esgrima. Muchos otros han capturado la imaginación del mundo desde entonces, batiendo récords, como el nadador Pablo Morales y el corredor Alberto Juantorena; y forjando nuevas fronteras, como la mexicanoamericana Tracee Talavera, quien se convirtió en la primera gimnasta latina en el equipo de Estados Unidos.

Sin bien en América y a nivel mundial Estados Unidos suele ser de los países que más obtiene medallas, de todos los países latinoamericanos, Cuba ocupa el primer lugar en medallas ganadas per cápita. Según investigadores en base a las estadísticas, los países con un sistema de gobierno comunista tienden a sobresalir en los Juegos Olímpicos, independientemente de la riqueza o el tamaño de la población del país, porque sus gobiernos ejercen un control centralizado sobre sus programas de entrenamiento deportivo. Sin embargo, para los latinos en los Estados Unidos, los recursos financieros son la clave para perseguir un sueño olímpico. Las familias con mayor acceso a los recursos necesarios para el equipo, los viajes y la capacitación pueden brindar más fácilmente estas oportunidades a sus hijos. La representación adecuada de los latinos en el equipo olímpico de EE. UU. requiere abordar las desigualdades económicas que les impiden desarrollar sus habilidades y talentos. Los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 proporcionan un recordatorio más oportuno de la necesidad de seguir abogando por la igualdad de oportunidades para todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here