(Foto: Ilustrativa/Efe).

La mitad de los estadounidenses piensa que las sanciones en los diferentes estados por conducir en estado de ebriedad no son lo suficientemente severas, revela una encuesta.

Una cuarta parte de los bebedores admiten que todavía conducirían a primera hora de la mañana después de haber pasado una gran noche bebiendo.

El 28% piensa que es peor usar un teléfono celular mientras se conduce que conducir bajo la influencia del alcohol.

A pesar de las consecuencias legales de beber y conducir, la NHTSA (Administración Nacional de Seguridad del Tráfico de Carreteras) informa que, en todo Estados Unidos, casi 30 personas mueren cada día en accidentes por conducir ebrios, lo que equivale aproximadamente a una muerte cada 50 minutos. A pesar de que se han cerrado los bares y se han reducido los niveles de tráfico con menos automóviles en las carreteras debido al confinamiento, algunos estados, como Colorado y Florida, han informado un aumento de MIA (muertes bajo la influencia de alcohol) desde el comienzo de la pandemia. ¿Podría esto deberse a que más personas están bebiendo debido al estrés financiero y emocional del último año? Además, ¿podría resolverse el problema de MIA (muertes influencia alcohol) ajustando las leyes en los diferentes estados sobre bebidas alcohólicas?

Beber hasta morir 1
Foto ilustrativa Matheus Bertelli, Pexels.

Sunrise House Treatment Center, un proveedor líder de tratamiento de adicciones, realizó una encuesta a 3,320 encuestados y encontró que casi la mitad (40%) de los estadounidenses piensan que las sanciones actuales por conducir en estado de ebriedad no son lo suficientemente severas y deberían ser más estrictas.

Desglosada en todo el país, esta cifra fue más alta en New México, donde el 73% de las personas piensan que las sanciones por conducir ebrio deberían ser más severas. Comparativamente, aquellos en Connecticut parecen pensar que sus leyes son suficientes y solo el 18% dice que deberían ser más estrictas.

Actualmente, todos los estados tienen establecido un límite de contenido de alcohol en la sangre(CAS) del 0.08% para conducir un automóvil, aunque es preocupante que un tercio (33%) de los encuestados dijeron que ni siquiera estaban al tanto de esta cifra.

Aunque este es el límite legal, este volumen de alcohol todavía tiene la capacidad de afectar la capacidad de conducir de una persona en términos de pérdida de memoria a corto plazo, reducir capacidad de procesamiento de información y percepción deteriorada. Si ha bebido en exceso durante la noche y planea conducir a la mañana siguiente, es imperativo que duerma suficientes horas para permitir que su CAS vuelva a la normalidad antes de hacerlo. Incluso una pequeña cantidad de alcohol puede tener un impacto negativo en su capacidad para conducir. De hecho, en 2018, 1,878 personas murieron en accidentes automovilísticos relacionados con el alcohol en los que los conductores tenían CAS por debajo del límite legal, entre 0.01% y 0.07%.

Es alentador que más de un tercio (36%) de los encuestados sienten que la ley debería cambiarse a una política de cero de tolerancia de conducir bajo la influencia de alcohol lo que significa que las personas deberán tener un CAS del 0% para poder conducir legalmente.

Sin embargo, más de una cuarta parte (28%) piensa que es peor usar un teléfono celular mientras se conduce que conducir bajo los efectos del alcohol. Teniendo en cuenta que el conducir distraído cobró la vida de 3,142 personas en los EE. UU en 2019, ninguna de las hipótesis debe ser favorecida sobre la otra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here