Una maestra imparte una clase a un reducido número de alumnos de la Escuela Eugenio María de Hostos en Cayey (Puerto Rico). (Foto: EFE/Thais Llorca/Archivo)

Más de 230.000 estudiantes del sistema público de enseñanza en Puerto Rico iniciaron el pasado miercoles el nuevo año escolar con su regreso a los salones de clase de forma presencial, después de la abrupta pausa por la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020.

El inicio oficial de clases estaba pautado para el pasado lunes 16 de agosto, pero debido al paso de la entonces tormenta tropical y ahora huracán Grace, el gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, lo aplazó.

Del total de los estudiantes matriculados, 232.947 comienzan el año escolar de manera presencial, o sea 89,6 % de la matrícula de 260.000, detalló el secretario de Educación, Eliezer Ramos, a medios locales.

El que muchos maestros tuvieran que dar la bienvenida a sus estudiantes de manera virtual se debió a que la escuela no estaba lista por permanecer en reconstrucción tras el paso del huracán María en 2017 o a causa de los sismos registrados a principios de 2020.

No obstante, la secretaria de la Local Sindical de la Asociación de Maestros de Puerto Rico, Grichelle Toledo, dijo que la culpa de que algunas escuelas no estuviesen listas no solamente es de la agencia gubernamental, sino también de la Oficina para el Manejo de Edificios Públicos.

LOS PROBLEMAS SE REPITEN SEMESTRE TRAS SEMESTRE

«Lamentablemente, nos encontramos ante el mismo escenario al que nos enfrentamos año tras año por la falta de mantenimiento en algunos planteles», expresó.

Dijo que hay escuelas que sufren problemas serios como filtraciones, daños en el sistema eléctrico, baños rotos y hasta presencia de ratas y palomas, que ponen en riesgo la salud y seguridad de toda la comunidad escolar.

«Hacemos un llamado a dirigir los esfuerzos para que tanto nuestros maestros como estudiantes puedan tener un comienzo de clases seguro, con miras a evitar posibles casos de contagios por la COVID-19, ante la falta de mantenimiento básico que se les debe dar (a las escuelas) y que no se ha llevado a cabo en un gran número de planteles», indicó.

El atraso del inicio de las clases en el sistema público había sido solicitado en la última semana por varios legisladores, uno de ellos el senador del opositor Partido Popular Democrático (PPD) Ramón Ruiz, quien pidió que se pospusiera por dos semanas el inicio de clases y que se utilice ese tiempo para analizar las estadísticas y determinar si el regreso a las aulas debe ser presencial o virtual.

A juicio del senador, el Gobierno debe analizar el incremento en el número de casos reportados, así como la cantidad de personas hospitalizadas, e incluso reevaluar la flexibilización de las medidas contra la COVID-19.

JUNTA FISCAL CELEBRA EL INICIO DE CLASES

Por su parte, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) para Puerto Rico, entidad federal responsable de la supervisión del Ejecutivo en San Juan puesta en marcha tras el impago de la deuda pública, celebró el regreso a los salones de clase.

«¡El regreso a clases inicia hoy!», resaltó la JSF en su cuenta de Twitter.

La entidad sostuvo que se aseguró de que el sistema de educación pública cuente con los fondos suficientes, al mencionar que un presupuesto propuesto del Fondo General para año fiscal 2022 del Gobierno de Puerto Rico provee 3.300 millones de dólares para apoyar la educación pública local.

«Mejorar la educación para los niños de Puerto Rico, preparándolos con las destrezas que necesitan para lograr el éxito en el ámbito académico y más allá, representa una de las prioridades de la JSF y del Plan Fiscal Certificado», aseguró la Junta.

COMUNIDADES ESCOLARES SE UNEN A AYUDAR

El secretario Ramos, por otra parte, admitió que el hecho de que las escuelas están listas y bien cuidadas se debe, en gran medida, al trabajo de las comunidades escolares, que incluyen tanto personal docente como no docente, personas quienes no tienen el deber de hacer dichos trabajos.

«No es lo justo, no es lo correcto; es algo en que el Departamento (de Educación) tiene que trabajar, tiene que mejorar para que el próximo agosto no se repita que los maestros, todos los años, tengan que estar acondicionando sus escuelas», señaló.

Y sobre cómo el Departamento de Educación iba a tratar de prevenir los contagios de COVID-19, Ramos dijo que el Departamento de Salud divulgó una guía de prevención, de unas 104 páginas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here