El voto de extranjeros naturalizados representa, según los cálculos del centro Pew, el 10% del total del electorado estadounidense. [Foto: Reuters]

WASHINGTON DC – Más de 23 millones de extranjeros son elegibles para votar en las elecciones presidenciales de 2020, de acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Investigación Pew.

La mayoría de ellos son hispanos (34%) y asiáticos (31%) que inmigraron al país norteamericano, se convirtieron en ciudadanos y, por lo tanto, están calificados para participar en los comicios.

“Aquellos que son nacidos en un país extranjero tienden a votar más que aquellos [hijos de extranjeros] que nacieron en Estados Unidos”, explicó a la Voz de América Neil Ruíz, analista de la organización que produjo el informe.

En 2016, por ejemplo, la participación de hispanos naturalizados fue superior (53%) a la de personas del mismo origen nacidas en Estados Unidos (46%), y según el estudio, la tendencia ha sido constante desde el año 2000.

Entre los votantes elegibles asiáticos en 2016, el 52% de los inmigrantes votaron, en comparación con 45 % de los nacidos en Estados Unidos.

Dos tercios de estos votantes han vivido por más de 20 años en Estados Unidos, destaca el estudio, y de acuerdo con la académica de la Universidad de Nueva Jersey, Grace Wambu, ese es un factor determinante en la participación.

“Cuanto más tiempo hayan vivido los inmigrantes en Estados Unidos, más probable será que hayan aprendido y formado preferencias sobre la política estadounidense”, explica en un ensayo académico.

“Es una prioridad”

El voto de extranjeros naturalizados representa, según los cálculos del centro Pew, el 10% del total del electorado estadounidense.

“Apuntar a los votos de las minorías y los inmigrantes ya no es solo una opción, sino una prioridad para cualquier partido o candidato para ganar una elección”, indica Wambu.

El gran desafío es llegar a los votantes de minorías e inmigrantes y superar las barreras culturales.

Juliana Cabrales, del Fondo Educativo NALEO, una organización no partidista que promueve la participación cívica latina, dijo a la VOA que “los partidos políticos tienden a dar por sentado que los latinos nunca votan o que siempre votan de una manera”.

En la contienda presidencial, tanto Donald Trump como Joe Biden han creado coaliciones para captar la atención hispana, sobre todo en estados decisivos como Florida, Arizona y Texas.

Ruíz subraya que en estados como Nevada, donde el 14% de los votantes son extranjeros, y Massachusetts (cerca del 12%), recobran importancia durante este ciclo electoral.

Los que no podrán votar

Al menos 300.000 residentes permanentes de Estados Unidos no pudieron completar su proceso de naturalización, debido a los cierres de las oficinas de inmigración durante la pandemia, de acuerdo con Eric Cohen, director de Immigrant Legal Resource Center.

“Hay un gran aumento en el interés por naturalizarse, y la gran mayoría de ese aumento es el interés en votar”, dijo Cohen a la VOA.

Entre estos estarían unos 36.000 inmigrantes viven en Florida, un estado decisivo en la contienda electoral.

En 2019, más de 840.000 inmigrantes se convirtieron en ciudadanos, según el Departamento de Seguridad Nacional, DHS por sus siglas en inglés.

El 70 % de ellos, desglosa DHS, viven en 10 estados (California, Florida y Texas, entre ellos), precisamente unas de las entidades con mayor número de votos del colegio electoral en todo el país.

(Alonso Castillo y Aline Barros colaboraron en este reporte)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here